lunes, 5 de abril de 2010

Y uno aprende
"Después de un tiempo,
uno aprende la sutil diferencia
entre sostener una mano
y encadenar un alma.
Y uno aprende
que el amor no significa acostarse
y una compañía no significa seguridad.
Y uno empieza a aprender...
Que los besos no son contratos
y los regalos no son promesas.
Y uno empieza a aceptar sus derrotas
con la cabeza alta y los ojos abiertos.
Y uno aprende a construir
todos sus caminos en el hoy,
porque el terreno de mañana
es demasiado inseguro para planes...
Y los futuros tienen una forma
de caerse en la mitad.
Y después de un tiempo
uno aprende que si es demasiado,
hasta el calorcito del sol quema.
Así es que uno planta su propio jardín
y decora su propia alma,
en lugar de esperar
a que alguien le traiga flores.
Y uno aprende que
realmente puede aguantar,
que uno realmente es fuerte,
que uno realmente vale,
uno aprende y aprende...
Y con cada día uno aprende... "

Borges

13 comentarios:

Rose Kavalah dijo...

Muy bonito

Lenka dijo...

Cada día y cada minuto uno aprende si abre los ojos. Tú los tienes bien abiertos. Preciosas palabras del gran Borges.

Rose Kavalah dijo...

Lenka me estoy dando cuenta de que tu imagen y la mía son la misma... tú la tenías antes, así que aquí el plagiador sería yo, pero te aseguro que hasta ahora no me dí cuenta, :)

qué casualidad

Mónica PG dijo...

No me canso de leer este texto de Borges, y cada lectura me evoca sensaciones nuevas...

Lenka dijo...

Jajaja, ningún problema con la imagen, Rose. Además, yo suelo cambiarla cada vez que me da un siroco ;)

Nebroa dijo...

"Así es que uno planta su propio jardín
y decora su propia alma,
en lugar de esperar
a que alguien le traiga flores"


Es la hostia este párrafo! Destaca ahora por encima de los demás... es lo que quiero ser.

Vagamundos dijo...

Que precioso regalo Nebroa. Creo que voy a pillártelo. Si me dejas.

Gracias.

Lenka dijo...

Ese es el párrafo clave. No esperar, no buscar. Actuar. Conducir uno mismo. Todo eso que hablábamos.

Me encanta una frase que dice: "Nada espero, nada temo, soy libre". No sé quién la dijo (me suena a Grecia clásica, pero ni caso) pero la leí en alguna parte hace años y me pareció perfecta.

Nebroa dijo...

Vagaencontrando! Estoy segura de que a Borges le encantará que lo robes :)

Lenka, anoche mismo puse en el fesibuk ese la frase: Cada día soy más libre. La sensación de desapegarte de lo que hay afuera es tan maravillosa...
En los tiempos donde buscaba a dios en todas las esquinas (este es otro tema que seguro que un día compartimos), había una frase que decía 'nada tengo, nada me falta, sólo dios basta'. Y yo, cuando empecé a ver a dios dentro de mí (esto sí que es para hablarlo!!) me decía: Qué gran frase, no? Tenerse a una misma, nada más y que nada falte, que gran liberación debe ser algo así! Pues sí, lo es.
Como ya no estoy todo el tiempo apegada a algo, a alguien, a lo de fuera, como ya tengo instantes de lucidez, esos momentos ya los he sentido. Y serán más y más grandes, abundantes, frencuentes...

Lenka dijo...

Empiezas a SENTIRLO además de SABERLO? Chica, lo dicho: tú eres buena!!!!

Sabes una cosa que me saca de quicio? La peña que no se deja ayudar por nada ni nadie y se autocompadece todo el rato. El día que me topé con alguien así, me dio tal espanto que pensé: "dios! Yo soy también de esta manera???" Otra de las cosas que me hizo empezar el cambio radical!!! Es que ya no me soportaba, jajaja!!

Pero es que tú... madre mía. Es muy fácil ayudarte!!! En serio. Es que lo haces todo tú!!! No sé en otras etapas de tu vida, Nebroa, pero ahora me pareces increíblemente fuerte y decidida. Es la pura verdad, así que harás bien en creértela!

Nebroa dijo...

Bueno Lenka, admitiré tus halagos que tomo como empujones en toda regla hacia lo que quiero conseguir. ya sabrás que por mucho que oiga lo que dices, mi visión no es como la tuya.
En algún momento he sentido ya la lucidez de no esperar nada. Hace unos meses, creo que en octubre, llegó el momento, me dije que no podía seguir así. Ya no culpo a la vida, ahora me siento responsable. Ya pasé por la culpa, por los juicios, por las dudas. Todo eso se ha calmado un poco, ya no existe todo el tiempo, ahora me debato entre cuánto tardaré en salir de aquí y la idea de esto es lo que tienes, no quieras huir. Quedan partes del proceso, supongo que tú las ves claras, por haberlas experimentado... yo dudo.
Hace poco lo hablaba en el blog de Maeve, hay muchas personas en esa etapa, en la que no quieren ayuda, o dicen que la quieren pero no te escuchan, también pasé por ahí, nadie entendía nada, bah! qué iban a saber ellos... Al final aprendí a respetar a cada uno, y a hablarles claro: Hay un problema sí, quieres realmente solucionarlo o dar vueltas alrededor? Que fue lo que me dije a mí misma hace ya tiempo...

Lenka dijo...

No creas que yo no dudo ya. Claro que dudo. De muchas cosas. Por alguna parte aún escucho las vocecitas sarcásticas, pero me empeño en no hacerles caso. Sigo conduciendo yo y sé que esto es un proceso largo y requiere curro. Lo que sí es cierto es que pillas la inercia y cada vez es más fácil. Al final sale solo. Ya no dudas todo el rato, sólo rara vez te das cuenta de que las vocecitas farfullan alguna chorrada. Y nada, subes la radio y pasas. No creo que tengamos visiones muy distintas, en realidad. No es que yo tenga una certeza sobre algo y tú aún no. Creo que las dos sabemos lo mismo, sólo que yo ya estoy más en la incercia que tú. Pero llegarás. No es que vayas a dejar de dudar definitivamente, es que aprenderás (fijo) a que te dé cada vez más igual. Porque estarás en otro "estado". Ya sabes, el rollo de la tranquilidad.

Nebroa dijo...

La inercia... ay la inercia. Digo yo que entonces funcionará igual que ha funcionado la otra hasta ahora? la otra inercia, la costumbre, lo habitual, lo frecuente. Funcionará igual? Yo no creo que vaya a ser igual, sigo creyendo que la infancia, lo recien aprendido quizá tenga más peso que lo que coloquemos luego ahí con el paso del tiempo. Que al final hay que lidiar con las 'dos inercias'. Mmm... vale, esto te lo digo y a la vez pienso: Coño! y por qué no? si nunca dejo de conducirme yo misma, de llevar yo las riendas, por qué no puede cambiar?... Jajaj vale, me quedo con mi última reflexión!