martes, 20 de abril de 2010

Voz esteril

Tengo sequiá en los dedos. Ya no brotan las letras como las gotas que se amontonan alrededor de tus pies cuando pisas un charco. No salen palabras a borbotones. Será la sangre que, después de la ebullición, ha dado paso a la calma de ideas cálidas. Como son nuevas y un tanto desconocidas, supongo que tendrán que ganarse todo el terreno seco y desvastado en el que se había convertido mi mente. Y así, necesitan un tiempo de despliegue, de desarrollo silencioso. De secar ríos de pena. Mares inquietos y océanos inundados de dolor. Sequía en los dedos. Ahora no son la boca ni los dientes, no son la lengua ni la saliva. Son dedos. Lazos con los que tocar el mundo. Pero no son la tinta que puede contarlo...

7 comentarios:

Lorena Chavarría dijo...

tal vez esta sequía de origen a un vergel lleno puras letras llenas de alegría :)
Hay que pasar un tiempo en acostumbrarse...
un beso

silvo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
silvo dijo...

Cambio de rumbo, aparecerán con fuerza de nuevo, un besote Nebroa

P.S. He cometido un error y he suprimido el comentario anterio, disculpas por ello

violetazul dijo...

Sabes que??
Creo que eso es un síntoma inequívoco de que estás mejor..
Besos

solitaria de la mancha dijo...

Ojala pudiera yo expresarme la mitad de bien que lo haces tu estando de sequia...La que vale ,vale!

Rizar el rizo dijo...

Todo ser humano necesita un descanso. Anhelo que a tu voz regrese la fertilidad

Lenka dijo...

Tú también eres de las que escribe más con penas??? Si es así, alégrate de esta sequía y disfrútala!!!