miércoles, 7 de abril de 2010

Vendavales sin claridad. O no

Vamos Ana, deja la ansiedad y la prisa en el cajón, respirar, relájate, sigue viviendo aquí y ahora. Regálate algo de calma, siete pensamientos de los que pueden calmar tu deseo. Todo está bien, todo pasa, todo es posible, eres fuerte, llegará, disfruta del momento, empápate de tu propia luz...
Tienes el hoy, ahora mismo, esto, lo que ves, vuelve, dile a tu mente que venga, que deje de largarse allí donde nada existe salvo tus esperanzas, baja, pisa el suelo... Sigue disfrutando del simple hecho de respirar...
Vale, sé lo que te gustaría, lo que querrías, pero no establezcas presente y deseos como una contradicción con la que no puedas vivir. Los sueños están ahí, y las experiencias que quieres vivir también, no se van por el hecho de que vivas aquí y sientas lo que te rodea. Mira de nuevo, vuelve a mirar y sigue viendo aquello que puede llenarte, lo tienes tú, está aquí dentro, se llama vida...

10 comentarios:

Mon dijo...

Muchas veces se nos olvida eso, que contamos con todas las posibilidades, hace falta perder a alguien muy cercano para hacerte consciente de nuevo de que todo es posible, de que estamos vivos.

Zara dijo...

Es tan complicado! Por que si abandonamos los sueños nos convertimos automáticamente en infelices pero si abandonamos la realidad nos angustian los sueños!
Se necesita el equilibrio de ambos y es tremendamente difícil por que eso significa estar constantemente pendiente de uno mismo y no dejarse llevar plenamente por ninguno de los dos extremos.

Nebroa dijo...

"Contamos con todas las posibilidades". Así empiezo a mirar mi vida ahora Mon, bienvenida. Así es como quiero creer que funcionan las cosas. Lo que puedo ser, en lo que puedo convertirme, qué elijo de mí, qué cualidades quiero y deseo destacar. La que fui viene con sus dudas y sus cuentos, pero estoy en el empeño de acallarla durante, por lo menos por lo menos... mmm... una eternidad?

Nebroa dijo...

Sí es difícil Zara, para mí lo es. Voy y vengo con frecuencia, aquí, allí. Tengo claro desde hace un tiempo que el sentido de mi vida soy yo, hasta el momento, encontrarme, conocerme, hacerme crecer, activarme... Pero todo eso sólo se consigue con atención a uno mismo, es cansado, digamos que ahora, por desconocido, agota, no hay relajación. Y además súmale que no tengo respuestas definitivas... Y aquí sigo, aprendiendo a vivir tacha!!!
Menudos taladros meto! jaja

Lenka dijo...

"No establezcas presente y deseos como una contradicción con la que no puedas vivir". Jodó. Qué buena frase. Es que es así, totalmente. Tus sueños están ahí, y no se van. No se esfuman ni te los roba nadie. Se esperan. Se esperan porque son tuyos, a dónde iban a ir sin ti??? Pero el ahora es otra cosa. No es renunciar a ellos (ni de coña!), es tomarte tu tiempo para ordenar. Para barrer cosas que no sirven. Para sacar brillo a otras. Para acomodarte el nidito de ti misma y sentirte cómoda en él. Lleva curro, porque hay que pintar, poner muebles nuevos, colgar cuadros, encender velitas... lo que sea que quieras. Y luego ya te sientes bien, en tu sitio. Y los sueños siguen ahí, tan frescos. Porque no caducan!
;)

Nebroa dijo...

Sabes Lenka? a menudo confundo eso. Me pregunto muchas veces quién sería yo si dejase de soñar. De imaginar, de pensar. Y quizá la rabia contra mí misma de estos días haya sido eso, querer literalmente, matarlos. Por mucha frase bien puesta ahí y que queda de muerte, seguir pensando que sí puede ser una contradicción, que no pueden habitar en el mismo lugar... Reflexionaré! jaja... Acaba de venir algo de luz a otra de las habitaciones en las que había mucha oscuridad :)

Lenka dijo...

Es que nos hacen un lío. Por un lado se nos echa en cara ser soñadores. Pareces tonto, ten los pies en el suelo, así no puedes ir por la vida. Por otro lado... ya me dirás cómo se vive sin ilusión, sin proyectos, sin fantasías, sin curiosidad... qué triste!!! Lo ideal, supongo es tener una parte quijotesca pero sin olvidar la practicidad de Sancho. Yo no puedo matar mi imaginación, sería matarme a mí. Sí puedo aprender a que no me desborde, ni me supere, ni me haga esperar imposibles. Eso sí. Creo que somos muchas las personas contradictorias capaces de ser las más ilusas del mundo y a la vez unas pesimistas cínicas de narices. A mí me pasa. Si te dejas llevar por la fantasía, las pájaras son increíbles y los tortazos mayúsculos. Si te dejas llevar por la negrura, te amargas, porque, total, sí, qué bonito todo, pero como para mí nunca lo habrá... :S El término medio, lo de siempre. El equilibrio. Aprender a soñar sin que eso nos plantee imposibles y aprender a encajarlo cuando no se cumple como soñábamos. Y, ojo, a creernos también lo bueno que nos pasa. Que esa es otra! Que yo, cuando me daba la vena fatalista, en lugar de alegrarme por algo bueno empezaba a pensar en la trampa y la letra pequeña: "verás ahora el leñazo que me va a costar esta alegría de hoy!" Chica, y no era vida!!!!

Nebroa dijo...

jamía, plenamente deacuerdo en todo. Ilusión versus realidad, a ver quién las pone en equilibrio. Pesimismo versus sueños qué bonito es todo qué bien me lo paso... No sé, ahí ando, como sabes, intentando encajar con calzador lo que yo quería, lo que es y dónde quedo yo enmedio de todo eso. Son días difíciles, muy concentrados, tiempos largos, la vida no avanza. Al final veo luz, algo se va dejando entrever en el presente. Muchas dudas supongo. Al final es el propio trabajo el que te va desenlazando todo, con calma, sin prisas, pero sin parar...
Mua

PazzaP dijo...

"Aprender a soñar sin que eso nos plantee imposibles y aprender a encajarlo cuando no se cumple como soñábamos."

That's!

Una licencia, estimada Lenka: por lo del incentivo que puede representar ¿dónde crees que se aprende mejor a encajar, dentro de una relación o fuera de ella?

Nebroa dijo...

PazzaP, hoy mismo leía un artículo acerca de cómo no cesar de dar vida a una relación y he llegado al mismo munto que preguntas...
Yo que nunca he estado en una relación 'larga, estable, constante, concreta, definida', me preguntaba qué puedo saber yo del amor entonces? el otro día me reía con unas amigas diciendo que si hablo de las relaciones sería como un cura! Si no han tenido ninguna así, cómo pueden hablar de ella?...
Y me preguntaba qué y quién sería yo si estuviera dentro de una? Me enrederían las emociones y no podría mirar, observar y avanzar en mi comportamiento?... Lo mezclaría todo? realidad y sueño y saldría escopeteada por no saber enfrentarme a ese encaje de ideal/realidad?