miércoles, 28 de abril de 2010

Veloz

Se me acelera el tiempo, el reloj de arena abre el hueco y la arena desciende tan rápida y veloz que apenas me da tiempo a sostenerla... Se me aceleran los latidos, el pulso y el parpadeo de mis ojos se asemeja al cierre de las persianas de los bares perdidos. Veloz recorro las mañanas, me alcanzan las tardes y las noches se me suben a la nuca antes de poder deternerlas. Madrugada esbelta, la luna rellena las horas y mis pies corren sin saber muy bien si se dirigen al mismo borde de la muerte o al puente que une la agonía con la vida...

4 comentarios:

Helena dijo...

Mi primera lectura de la mañana y me conmueve. gracias princesa, presiento que hoy sera un gran dia. Muak

Rizar el rizo dijo...

La vida es una presurosa huida de no se qué para llegar a no sé dónde. Muy bonito

Sí es lo que parece dijo...

Sentir el resoplido del tiempo en nuestras espaldas por más que corramos, inevitable.

Me encanta cómo escribes

Besos

Nebroa dijo...

Helena... y ese día? cómo ha avanzado? Que las letras puedan conmoverte es una gran noticia ;)

Rizos... Dejaremos de 'correr' algún día?

Sieslo, hola guapa, muaa! uff, el tiempo, qué cosa más rara, no? cómo puede acelerarse tanto a veces y otras pasar tan extremadamente lento?