lunes, 12 de abril de 2010

Sin necesidad de que me escuches

Sé que estás ahí, escondido tras la niebla que deja la distancia abismal que nos separa, sé que no das la cara, ni extiendes las manos, sé que no quieres más palabras conmigo. Y yo sé que no te quiero en este tramo del camino porque lo que muestras no me gusta. La cobardía nunca me gustó, ni dejar en el pasado las experiencias a medias, me gusta zanjarlas, terminarlas. No ha sido así, mas no seré yo la que busque tu boca para que me diga cuatro palabras vacías. No seré yo la que busque esta vez descargarte mis lamentos, o mis pesares, o mis alegrías desbocados. Los corazones que tienen debilidad por los sentimientos ya me escucharon, y volqué en los que me rodean y a los que quiero todo aquello que me ardía dentro y me quemaba las entrañas. Tú no quisiste escucharme y sigues sin querer oírme. Y yo ya no quiero inventarme una voz para ti, que suene sincera, o elegante, o borde, o enfadada. El silencio también dice mucho. Y aunque esté callada ando gritando que no quiero lo que ahora eres. Importa poco si tú eres capaz de oírme o no, lo que importa es lo que yo le grito a la vida. Y lo grito hoy, mañana quizás lo susurre, o hable en voz baja pasado mañana, lo verdaderamente importante es que dentro ya no existe la incapacidad para hablar, ya no me asola el silencio aplastante que era incapaz de esbozar una letra que no se dirigiera a lo que tú querías o yo creía que querías. Tú estás allí, yo aquí, lejos, tan lejos... Dispongo carteles en todos mis rincones. No merezco eso. Yo no merezco eso que me diste. Y no quiero volver a encontrarme lo mismo. No.

5 comentarios:

violetazul dijo...

Como si estuvieras por dentro de mi, y pudieras sacar afuera lo que no alcanzo ni a susurrar...
Y qué hago con la necesidad???
Muchas gracias, y muchos besos guapa!

Lenka dijo...

Un "NO" alto y claro, Nebroa. No ha sido genial? No te sientes mucho más ligera después de decirlo con todas tus ganas???

Exacto, NO mereces ciertas cosas y NO las deseas. Y por eso las borras de tu vida. Perfecto. Y, como ves, con fuerzas para hacerlo. Y cada vez con más y más fuerzas.

"Tú no quisiste escucharme y sigues sin querer oírme. Y yo ya no quiero inventarme una voz para ti, que suene sincera, o elegante, o borde, o enfadada. El silencio también dice mucho. Y aunque esté callada ando gritando que no quiero lo que ahora eres. Importa poco si tú eres capaz de oírme o no, lo que importa es lo que yo le grito a la vida".

Sencillamente perfecto. Así es, así debe ser. Llega la indiferencia. Que no te importe lo más mínimo quien no tiene nada que ofrecerte. Y que no te importe siquiera que él sepa o no, oiga o no, entienda o no. Que no te importe ÉL en absoluto. Eres tú la que importa.

Perfecto, sin más. De verdad que me pasma lo bien que vas. Más serena, más fuerte, más chula y más veloz de lo que te puedas imaginar!

Sophia Cork dijo...

Has expresado totalmente tus sentimientos, en la vida es muy importante aprender a decir NO y es más difícil de lo que todos pensamos, pero en algún momento debemos hacerlo.

Me encanta tu relato, estoy entre tus seguidores Nebroa.

Te invito a pasar por mi blog:
http://eldulcedesden.blogspot.com/

Sophia

Sí es lo que parece dijo...

Es tan importante saber decir No, es un paso difícil y doloroso (al menos para mí, lo fue aquella primera vez) pero luego te trae tanta paz, te sientes tan cómoda contigo misma... Te noto mejor, y no sabes cuantísimo me alegra.

Un abrazo gigante

Luis dijo...

Mi apreciada "paracaidista" que puedo decirte? nada... ya lo has dicho tu todo... y muy bien dicho... yo solo puedo regalarte algo que puede ser una buena solución.... "Dos caminos se separaban en un bosque.
Yo tomé el menos transitado.
Y eso marcó toda la diferencia".
(Robert FROST)
Besin