viernes, 9 de abril de 2010

Ponme un cartel: soy la insegura

Sólo intento seguir viviendo sin morirme al respirar. Sin ser un trozo de carne corrompida por las ideas que le surgen de dentro. Sólo intento que esto sea llevadero. Pruebo y ando. No avanzo. Todo se queda inmovil, ahí, una balsa de agua verde de la que no saltan chispas. Sólo intento vivir, aprender a vivir. Que el paseo por aquí no se convierta en una senda llena de espinas, maloliente, helada, con ventiscas y terremotos. Yo sólo intento aceptar la realidad. Sabes? a veces mi vida es como la vida que aparece en 'the road'. A veces la contemplo así. Todo un esfuerzo supremo para alcanzar la costa, el sur... y cuando llegas a la orilla, sigue habiendo lo mismo. Yo sólo intento aprender a vivir, como lo hacen quienes saben. Y siento que me equivoco, que así tampoco es. Que por este sendero tampoco hay nubes blancas. Tengo que vivir conmigo hasta que me muera. Así de simple y así de cruel. Así de difícil. Y supongo que a fuerza de años conmigo misma aprenderé a quererme, y a aceptarme. Y no me odiaré, y no seré la insegura que cabalga por la carretera hacia ninguna parte. O no. O quizá me pase la vida así, quizá la desperdicie. Quizá no aprenda nunca a aprovecharla. Quizá sí, quizá no. Y esta maldita inseguridad que se ha apoderado de todo. De todo. Absolutamente de todo.

7 comentarios:

Zara dijo...

La inseguridad es una mierda, yo también soy bastante insegura, pero cuando me tambaleo ante algo lo afronto con más ímpetu para acabar con esa inseguridad.
Pero por qué te odias? eso si que es un problema grave, pero no tienes por qué odiarte, puedes tener complejos físicos o psicológicos, todos los tenemos, pero no puedes machacarte así, mujer...

Tordon dijo...

Creo que usted, estimada Nebroa, se exige demasiado a sí misma.
Aunque es dificil,aceptar que estamos rodeados de incertidumbres sosiega el alma.
¡Ánimo!

Lenka dijo...

Afortunadamente (con permiso de mi amado Viggo) esto NO es The Road. Sí que hay sur, y mar, y paz, y escalones, y sí que se puede, se llega, se consigue. Te imaginas si no se llegara? Te imaginas??? Todos muertos de asco, de desamor, de decepción!! Pero no morimos, no, somos más fuertes que todo eso. Y más tozudos.

Nadie te puede asgurar que será fácil (no lo es) ni rápido (se hace eterno) ni que llegará un día en que ya no dudarás de nada (ojalá!!!). Pero sí te aseguro dando fe de notario que podrás, que llegarás, que subirás escalones. Que saldrás de esta y serás más fuerte. Que lograrás cambiar lo que te propongas y entrar en una Nebroa mejor, más tranquila, más segura, más feliz. No te lo crees todavía, lo sé. Y mañana lo creerás y pasado no. Baches y más baches. Pero podrás. En serio. Sé que para el "ahora" no sirve (no sirve nada de nada) pero así serán las cosas.

No te diré que tengas fe porque sé lo que cuesta (y de la paciencia ni hablemos!). Sí te digo que da igual que no tengas ni fe ni paciencia, querida, porque va a ocurrir igual. Y nos lo contarás tú misma. Y lo celebraremos.

Fiebre dijo...

En fin, ¿qué quieres que te diga que no te haya dicho en innumerables ocasiones?
Lo de ´aostiarte´ya no vale. Lo de besarte, ya te besan todos aquí porque te haces ´de queré´y tampoco vale.

Sólo sigo manteniendo que en mayo cuando coja mis vacaciones, me planto en Murcia y la borrachera no nos la quita nadie.
Aunque sea un día o dos quiero verte sonreir.

¡Pero A. si eres un dulce...! ¿CUANDO TE VAS A ENTERAR?

Fiebre dijo...

Otra cosa:
El día que estemos cara a cara, yo con con mi Cutty y tú con tu Guiness, y me cuentes tu vida (atropello de autobús aparte)... como me entere de que todo esto es consecuencia indirecta de un "humano con tres patas" me ¡vas a oir!

¡Entonces sí que me vas a oir!

Un abrazo querida.

Lenka dijo...

(Un humano con tres patas... JUAAAAAAAAAAAAASSSS!!!!) Perdón que me meta, pero es que es buenísimo!!! Me lo quedo!!!!

(Ayyyynnnns, la de tontunas que podemos llegar a hacer por un humano de tres patas... Y eso que algunos de ellos son semihumanos como mucho!!!!)

Nebroa dijo...

Gracias a todos. De verdad.
Hoy he relajado mi mente, y me he quedado sin ganas de enredarme en más y más pensamientos e ideas. Así que no tengo ganas de contestaros uno a uno, como en blanco ando, o quiero andar, no tengo ganas de colores, de buscar palabras que definan lo que pienso o siento. Freno.
Pero quería daros las gracias, siempre. Sois una parte importantísima en mi labor, en mi tarea. Un gran apoyo. Una gran muestra de verdad, ahí afuera, desde donde puedo coger impulsos. Gracias.