jueves, 15 de abril de 2010

Otro instante

Hoy ha venido a colarse en mis horas. Ha aparecido la figura que desencadenó mi dolor y la que convertí en obsesión de mis carencias. Ha asomado la patita por debajo de la puerta, ha asomado las manos, nada más, la voz escrita y las palabras a medias. Creo que quiere recuperar el buen rollo del pasado, lo de te pongo música, tú flipas, te regalo más canciones y tú sigues dorándome la espalda con el sol de tus ojos. Y yo, que aun cometo algunos errores a los que he preferido ponerles el nombre de causas para efectos posteriores, que he atraído esta situación a mis días por tal error llamado causa, he sabido plantarme en un pedestal que sin estar elevado del suelo, lleva el nombre de 'este es mi sitio'. No hay conversaciones acerca del clima de nuestra ciudad sin hablar de lo ocurrido, no hay palabras cruzadas acerca del concierto que vendrá sin que pueda expresarme, no hay cerveza gratis sin que yo pueda estar donde realmente quiero estar y no donde tú quieres ponerme. Me quedo con la sinceridad que he sabido verter en diez segundos, con lo transparente de mis palabras, con las afueras de mí misma donde quiero que ahora te quedes. Me quedo con la sinceridad que llevaban las letras de 'ya no tengo necesidad de hablarte porque ya me han escuchado los que sí quisieron hacerlo'. Me quedo conmigo. Una vez más. Me quedo aquí, conmigo, a solas, que no es lo mismo que quedarme con la soledad de otros tiempos...

4 comentarios:

Lorena Chavarría dijo...

esta muy lindo...hay veces que hay que estar sola, dentro del camino de la evolución personal, hay momentos en que hay que ser feliz solo con nuestra presencia.

solitaria de la mancha dijo...

No estas sola,recuerda los que te escuchan y animan...,los que te leemos.Quiza el lobo si se encuentre solo ,pero tu ya no necesitas hacerle compañia...
Un saludo

Rizar el rizo dijo...

Un día una amiga me dijo una frase que no se me ha olvidado desde entonces... "la soledad es mala para quién intenta huir de ella", y pienso que es cierta. Hay gente que no se siente mal así, a veces es incluso necesario

Nebroa dijo...

Rizos, es necesaria esa soledad, y no asustarse de ella. Yo la temía hace muchos años, ahora es tan liberadora...

Solitaria, lo afirmo siempre, tengo amigos que me hacen ser quién soy, sin ellos, tal vez no hubiera llegado hasta aquí. pero hay veces que te sientes sola rodeada de un millón de personas. Ahora, por mí misma y por el paso de los años ya no es así, no me siento sola, y cuando me siento sola no es precisamente sintiéndome mal :)

Lorena, ojalá medio mundo pudiera sentirse feliz con su sola presencia de vez en cuando :)