viernes, 9 de abril de 2010

No. Querría no ser ésta. Ser otra. Pero no. No existe.
Me siento perdida. Y triste. Quieta. Inmóvil.
Ansias, prisas, desgana, apatía, nostalgia, desesperanza.
Creo que no hay solución para mí. No llegaré, no alcanzaré nada. No hay espacio para mis pulmones. Desastre. Eso es lo que soy.
Un ser humano a medias. Persona quebrada. Objetivo perdido.
Derrotada. Verguenza.

Eso es lo que mis ojos ven esta misma mañana