lunes, 5 de abril de 2010

Más de lo mismo, pero tan necesario

Ya se irá. Caminará al pasado, se acomodará entre las otras experiencias más intensas de mi vida. Se marchará. Pero está aquí, en mi presente, esta agonía que me asfixia. Ando por encima del desequilibrio, ansiosa de bálsamos, de aceite que me haga resbalar por el día a día. No es fácil vivir, nada fácil. Un día podré cambiar eso, y sentiré que la vida es maravillosa. Ahora no puedo decirlo, ya lo siento yo más que nadie. Saldré de esta, no? he salido de otras peores, recuerdas Ana? Cuando fuimos a parar al vertedero de la vida? cuando llorabas todo el día? cuando las ojeras que ahora sostienen tus ojos eran bolsas gigantes donde ya no cabían más lágrimas? hemos salido y estamos aquí. Lo sé, a veces piensas que si saliste de allí y este es el lugar al que había que llegar, menuda mierda, no? Que sí, que ya sé que piensas que te podías haber quedado debajo de aquel autobús que atropelló tu vida. Puedo decirte que ganaste amigos, conciertos, besos, abrazos y sonrisas de sobrinas. Pero tú sigues empeñada en lamentarte y no logras conectar con esa parte de ti que todo lo tiene, todo lo sabe, todo lo posee y nada le falta. Pero también hay algo en ti que te dice que existe, que está latente aunque aun no la hayas visto en su majestuosidad. Sigamos Ana, sigamos. Yo te ayudo y te sostengo. Avancemos. Evolucionemos. Hay dolor, lo sabemos, tú, yo, la vecina del quinto, el juez, la niña, la confiada, la dependiente. Todas lo sabemos. Está aquí, y no podemos cargárnoslo con otro autobús, porque también se iría todo lo demás. Y sí, sabes que hay mucho más. De eso que no estamos dispuestas a perder.
Sigamos, a trompicones, doloridas, cansadas, agotadas... sigamos, joder

15 comentarios:

Para dijo...

Claro que saldras!! y mirando mas lejos y mas alto y mejor. Solo puedo empujarte un poquito , y a proposito solo el poquito, porque la fuerza es tuya y esta ahi , joder, claro que esta!!!

Lenka dijo...

Por supuesto que mereció la pena. Cada dolor merece la pena si somos capaces de pasarle por encima, de aprender algo nuevo, de superarnos. Cada dolor merece la pena porque no es excluyente, porque trae también las mañanas con sol en invierno, el olor a musgo, el mar rompiendo contra una roca, la risa de una sobrina, un libro recién estrenado y a la espera de ser leído, un sabor nuevo, la última canción del grupo ese al que tanto admiras y que tanto te hace flotar, esa ciudad que siempre quisiste conocer y parece que al fin vas a lograrlo, una fiesta de cumpleaños sorprendente, un momento único, una charla especial con alguien, una luna llena gigante asomando sobre los tejados.

Te imaginas todo lo que nos perderíamos????? Todo lo que nos falta por hacer???? Hay que seguir, porque nos sobran los motivos.

Sí es lo que parece dijo...

Puedes Nebro, claro que puedes. Porque tienes una fuerza arrolladora, porque la Ana que anda por ahí agazapada, esperando salir en el mejor momento, es única e invencible.

Esa dicotomía de la que hablamos, ese dolor es necesario. Sin la pena no conoceríamos la alegría, sin el miedo jamás sabríamos que es ser valiente y afrontarlo. Y tu, estás siendo una luchadora increíble y tras la pena, tras estos miedos, tendrás tu recompensa.

Saldrás de esta, no hay lugar a dudas

Un abrazo

Nebroa dijo...

Para... Gracias, de las de verdad verdadera

Lenka, eso es precisamente lo que tengo que hacer con la mente, esa obligación que parece venirnos dada y que no sé por qué yo guié hacia el otro extremo, a mirar lo oscuro intensificando su significado. He aprendido a mirar lo que narras, mucho más que antes, digo yo que si he avanzado hasta aquí, aprendiendo poco a poco todo eso, seguiré dando pasos. Nada es igual que hace 10 años, soy otra, aunque sea la misma esencia, soy otra Ana que, a través del tiempo, se ha ajustado a la vida. Seguiré mejorando, evolucionando... la búsqueda de la estabilidad, de la seguridad, me ha dado muchos momentos intensos, grandes, enormes, seguirán apareciendo. Sin duda. Aunque a veces lo dude! :) No tiene por qué ser siempre, absolutamente siempre, así!

Sieslo, tu seguridad me abruma! Yo también soy capaz de ver en los demás esa claridad, si veo que están mal, sé que saldrán de ahí, lo sé. Dudo si se trata de mí, cuando parece tan evidente que no debe haber dudas. Quizá el error sea que quiero llegar a un lugar desde donde nadie va a moverme jamás, como ésto se ha repetido muchas veces, que llego y vuelven a moverme, pienso que siempre será parecido y que no hay un lugar estable para mí. Aun así, yo sigo, con la mente encima de la montaña rusa, pero con la certeza de que este es el camino, seguir queriéndome, dándome seguridad, un pensamiento tras otro y una actitud tras otra... Y llegaré
(aunque esta tarde lo dude jaja)

Lenka dijo...

Ese es otro clásico! Yo siempre tengo CLARO que los demás saldrán de las suyas. Lo típico es dudar de uno mismo, verdad? No es por considerar que lo de los otros es "menos grave". Qué va. Es inseguridad, simplemente. Me repetía una y otra vez que no había motivos para dudar, que no soy menos lista que nadie, ni más débil, que podía, como todos. Pero era como tener una vocecita-Nelson en el fondo de la cabeza: "Ja, ja!" Así, con sarcasmo.

Menos mal que al final llega la chulería. Te vas a comer el Ja-já y a lo mejor hasta los dientes. Majo. Y arrancas.

Y sí, es cierto, es como empeñarse en que tienes que tener un "lugar". Pero no, en realidad no existe. No como esperamos algunas personas. Es más bien un estado mental, una sensación, una tranquilidad. Es más bien un cómo que un dónde. Porque los lugares se mueven (no tenemos raíces en los pies). Y hasta los estados mutan. Es eso que dices, una actitud. Una actitud serena, optimista y luminosa que te permite cambiar de estado, de sitio, de opinión, ir lidiando las cosas feas como vienen y festejando las bonitas. No tener miedo a los cambios, no intentar aferrarse como una loca a las cosas, o las ideas, o las personas. Porque casi todo tiene su parte de humo, y cambia. Empezando por nosotros mismos. Quitarse el miedo. Eso es.

Jodó, qué peñazos te meto!!!!

Zara dijo...

Saldrás de ésto igual q has salido de todo lo demás. El ser humano es infinitamente más fuerte de lo que se cree a pesar de que está constantemente creyendo q no puede más, que sí, que la vida es muy chunga, pero que siempre podemos con el triple de peso del que nos carga aunque creamos q no.
Ánimo :)

violetazul dijo...

Sigamos... sigamos..
Me empezaron a flaquear las fuerzas y vine a reponerme aquí..
Gracias!!!
Sigamos... sigamos...

violetazul dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Nebroa dijo...

Lenka, gracias. Eso para empezar.
Tus letras expresando seguridad son uno de los palos a los que me agarro cuando me siento flaquear. Eres una parte de mí que ya sabe todo eso, algo que si está en ti también está en mí. Así me sirvo de tus letras...
Un lugar al que llegar... claro, nunca llego coño! Si cuando llego se mueve, o viene otro, o cambia, se modifica... cómo voy a estar bien en un lugar? Aquí dentro es donde tengo que estar bien, este lugar que soy es el que debe acogerme siempre. Pisen mis pies la tierra que pisen, vean mis ojos los horizontes que vean, toquen mis manos las manos que toquen...
Lo sé, lo sé, aun no lo SIENTO, pero lo sé. Poco a poco. Ya no me quiero meter prisa.

Nebroa dijo...

"El ser humano es infinitamente más fuerte de lo que se cree a pesar de que está constantemente creyendo q no puede más"
Zara, creo que esta frase debería ir en una de esas páginas de 'frases célebres'. De hecho creo que antes de irme a la cama, la colocaré en una entrada!

Nebroa dijo...

violeta, me alegra leer eso que dices. Sigue, no te rindas.
Es curioso no? ahora te diría siete mil cosas seguidas, podría hacer el papel que hace Lenka en mi vida estos días. Podría ser eso. Estoy leyendo una trilogía, en uno de los libros dice que lo que te falte, lo que creas que no tienes, dalo. Ofrécelo a otro. Y te lo estarás dando a ti...

Lenka dijo...

Pero ves lo sabia que eres? Crees que yo podía ayudar a alguien cuando estaba jodida?? Tú puedes, lo estás haciendo. Eres muy fuerte, Nebroa, mucho. Y sí, es cierto y bonito eso que dices. Lo que creas que te falte, dalo a otros. Así te lo darás a ti. No es eso lo que estamos haciendo todo el rato? No creas que Lenka está jugando sólo el papel de "la que ayuda a Nebroa". No, tú me estás ayudando a mí también, y enseñándome muchas cosas. Y no sólo a mí, a todos los que te rodean. Es lo bonito del asunto. Que aprendemos todo el rato, incluso cuando creemos que estamos enseñando!! XD

Nebroa dijo...

antes que tú apareció en mi vida una mujer llamada A, me ayudó mucho. Empezó a meterme en el camino de 'puedes cambiar Ana'. La creí, como te creo a ti a pesar de las dudas que me impongo. Y sabes? siempre le decía que me sentía en deuda con ella, que la veía hablarme, ayudarme, decirme, y que yo no tenía nada para ella. Ella lo negaba, me mostraba mi error, porque también a ella la ayudaba. Siempre he creído que la ayuda hay que devolverla, creía que nadie da nada por nada, ya ves, que estaría siempre en deuda, siempre acostumbrada a dar y nada a recibir, aunque no negaré que por mucho que diera, siempre esperaba el afecto de vuelta, cuando no llegaba (de los hombres) entonces lloraba y lloraba. En la amistad aprendí con el tiempo, mucho tiempo atrás, que me gustaba dar, dar y dar. Sin embargo y, como sabes, no lo llevé así en mis relaciones sentimentales.
Ahora, contigo, como 'segunda' voz que viene a lo que yo considero ayudarme, ya no me siento tan en deuda como con ella, me siento más calmada, me dejo llevar, reconozco mi pena y permito ser ayudada, preciso ser la ayudada quitándome ese lastre de 'cómo se lo devolveré'?

Lenka dijo...

Es que no se puede vivir con ese lastre de "devolver". Tenemos que aprender a recibir igual que damos, sin sentirnos mal por ello. Hay gente que contabiliza cuando ta con la idea de que se le devuelva, y monta en cólera cuando no es así. Hay otros que no dan ni la hora, sólo piden. Hay quienes dan con mucha alegría pero no se atreven a pedir por si molestan (yo era así y aún me cuesta un poco, no creas). De todo hay, en realidad. Yo tengo pocas pero muy buenas amigas que me han enseñado mucho. Para empezar, que la amistad entre mujeres es posible (eso lo descubrí tarde, pero qué descubrimiento!) y para seguir, que si a mí me encanta dar y no me quedo esperando nada a cambio... por qué habría de pensar que los demás no son así también? Mis grandes amigas son, sobre todo. M y L. Siempre pensé que ellas me lo habían enseñado todo a mí y yo no tenía nada que enseñarles a ellas, pero no. Siempre aprendemos de todos.

Nebroa dijo...

Que quería destacar lo de la amistad entre mujeres! Durante mucho tiempo me llevé mucho mejor con los hombres que con las mujeres conté con grandes amigOs y no con amigas, exceptuando algún caso, claro. Y de repente, sobretodo al entrar en este mundo virtual empezaron a llover voces femeninas que me acompañaban. Aquí, en el foro de Springsteen... Detrás del monitor. Aparecieron algunas mujeres que me han enseñado mucho, en las cuales me apoyo, a las cuales me ofrezco. Mujeres grandes, plenas, completas. Están por todaaas partes!! jajaj
Me gusta!