jueves, 15 de abril de 2010

¿Es la repetición constante de una actitud lo que nos lleva, con el tiempo, a sentirla como si siempre hubiese sido nuestra?

9 comentarios:

violetazul dijo...

Es el anquilosamiento dentro de esa actitud, lo que nos hace asumirlo como nuestra.
Decía Einsten que necio es aquel, que partiendo de las mismas premisas pretende resultados distintos..
Tendremos que aunar fuerzas, y habrá que ir cambiando la actitud, por muy nuestra que sea, no?

Nebroa dijo...

sí violeta sí... Tendremos que hacerlo si la antigua actitud no nos trajo aquello que pretendíamos, y nos dio resultados insatisfactorios...

silvo dijo...

Quizás sí Nebroa, se vuelve algo que está a nuestro lado, nos terminamos creyendo que es algo nuestro y no hay opciones para algo distinto por no serlo, hasta que se vuelve algo que está a nuestro lado..., en fin es casi como un bucle, besote Nebroa

David dijo...

Y si es nuestra actitud la que hace que todo cambie a nuestro alrededor?
El tiempo diferente, el espacio, los momentos,el desenlace y las circunstancias...
Dentro de nosotros está esa fuente inagotable para el sentido del destino..de nuestro destino.
Nuestra actitud nunca vamos a gastarla...es infínita.
Y ahi tanto por aprender...
Un beso.
Buena reflexión.

Nebroa dijo...

Violeta, no sé dónde oí lo de los 21 días, eso de que si una persona se pasa 21 días haciendo una misma cosa, el día 22 sale 'sola', directa, sin esfuerzos. En realidad siempre ha sido el número 40 el que marcaba esa diferencia, por eso aquellos 40 días de jesucristo en el desierto... Nunca lo he probado, nunca he aguantado 21 días haciendo algo que no me perteneciera. Todo es cuestión de empezar a probar, no?
Por cierto, que digo que el Einstein este era como muy listo, no!?!? la madre que lo parió!

Nebroa dijo...

silvo... ahora que voy a probar con lo del deporte, mmm... ya te contaré si funciona!

Nebroa dijo...

David, buena reflexión la tuya. Qué cambia fuera si cambiamos nuestra actitud? Lo que más me ha gustado es lo de que nunca vamos a gastar nuestra actitud, es infinita, y lo increible y maravilloso es que está a nuestra disposición, para hacer lo que queramos con ella, y sí, muchas alternativas enfrente, muchas.
Gracias por venir

Lenka dijo...

Es exactamente eso. Cómo aprendemos de niños a hablar, a comer, a caminar? Haciéndolo. Una y otra vez. Y dudamos, nos caemos, nos atragantamos, balbuceamos. Lo hacemos mal montones de veces, no nos sale, no sabemos y hasta nos dan rabietas por pura frustración. Pero a que luego no recordamos cuánto nos costó? No, a fuerza de repetirlo nos sale de manera natural. Aprendemos. A vivir se aprende también.

Qué pasaría si de niños nos rindiéramos ante lo difícil que es? Si los papis, con toda la buena intención, quisieran evitarnos tal dificultad y nos lo dieran todo hecho y fácil? Pasaría que a los 35 años seguiría mamá cortándonos el filete. Aprendemos solos, siempre. Con gente que nos quiere cerca, sí, pero nosotros solos. Y cuesta un triunfo, pero aprendemos. Y menos mal, o seríamos tullidos toda la vida. Y eso de ser un tullido emocional es algo que yo no querría por nada del mundo. Y tú tampoco, está claro.

Nebroa dijo...

Lenka. Perfecta definición escrita de mis ideas! ;)