jueves, 15 de abril de 2010

Elegía...

Es triste, lo sé, es una de las canciones que más lágrimas me han arrancado a lo largo de mi estancia en este tren con destino marcado. Hoy me acordaba de ti, Javi, sabes? nunca antes le canté esta canción a alguien como te la canto a ti, tan de lleno, tan adentro... Nunca antes sentí lo que esta mañana ha venido a visitarme. Tristeza, sí, pero he mirado la vida con otros ojos. He mirado la vida con ganas de quedármela. Para siempre? Para mucho tiempo. He mirado la vida como la mirabas tú, como a ti te gustaba que la miráramos los demás. Yo no sabía hacerlo, nunca supe, tú lo sabes bien aunque no me creyeses por las infinitas risas que nos contagiábamos. Pero hoy, he sentido la obligación de escucharte hablarme desde el asiento del copiloto, donde te he sentado mientras conducía por la ciudad. Hoy te escuchaba, y me decías: vive, Ana, vive. Como si fuese la única vez que vas a vivir... Yo te espero aquí.

Y lloraba por dentro Javi, porque no estabas en el asiento, y sonreía Javi, porque estabas tan dentro...

7 comentarios:

Lorena Chavarría dijo...

vive, sueña, ama.... VIVE!
que importa lo demás vive sin llevar mucho equipaje, vive sin pensar en el ayer ,vive con un solo día en tu calendario, y con el reloj del hoy...
Para vivir hacen falta muchas cosas pero sobra lo que no existe más.

Que bueno que estás mirando la vida con ganas de quedartela :)

El silencio y otras palabras dijo...

Me has arrancado una lágrima esta mañana de abril...
Esta vida es tuya, te pertenece ¡No dejes que se te escape!

Sí es lo que parece dijo...

Linda, me has puesto la piel de gallina...Quedátela, disfrútala.

Mil besos

violetazul dijo...

Esa tristeza duele...
Escucha todo lo que te dijo, se lo debes..
Un abrazo rompecostillas Nebroa!!!

Rizar el rizo dijo...

Qué belleza más delicada.

Sese dijo...

Grande Serrat, ha conseguido emocionarme de nuevo

Nebroa dijo...

Ayer cedí este texto a los adminsitradores del blog creado cuando Javi murió. Ojalá a alguien le sirva, le motive... aunque se mezclen las lágrimas con la emoción de seguir vivos...