domingo, 11 de abril de 2010

...del todo, un poco

Me he reído con la ardilla de ahí abajo, y con mi hermano pequeño al que, desde que se fue a vivir con C, veo menos que antes, y me pierdo todas las risas que me pegaba con él. Risas, eso me ha faltado estas dos semanas, risas. Pero vuelvo, vuelvo a saborear lo agradable de la vida, y puedo volver a mirar otras nubes alrededor. Cesa el sufrimiento (que no dolor) y pueden aparecer nuevas miras.
Mis días son intensos, mi mente ha parado de hacerme mucho daño, y he serenado mis pasos. He vuelto a respirar mejor... Sigo en camino, y no quiero pararme. Sigo buscando ese punto, ese estado, ese motor, esa seguridad. Y emprendo caminos diversos, me he comprado dos libros de los que hablan de eso que la mayoría de gente no ve, o no siente, de energías, de luz, de paz. Me he citado con la psicóloga para el martes, me he comprado finalmente la elíptica y el lunes, si no me invento excusas, asistiré a una reunión especial por la noche.
No tengo respuestas, pero sigo buscando.
Cuerpo/Bici. Mente/Psicólogo. Espíritu/Meditación
Mi mente no para de revolotear por el pasado, llega al dolor y me lo trae, quiere instalarse. El cuerpo se debilita, me duele la espalda y la cabeza. Mi espíritu está detrás, olvidado por mis ideas. Y yo no quiero pararme.
Esta tarde un email lanzado ha traído unas palabras que sosiegan, esclarecedoras, de los de releer siete veces. Y de los de ponerte en camino y no fingir más...
Y sigo girando, aquí y ahora, sigo girando.

4 comentarios:

Zara dijo...

Parece que estás poniendo todo en orden :) me alegro!
Y que cese el sufrimiento es el primer paso para que cese el dolor.

P.D: por fin la has llamado elíptica! aunque dos líneas más abajo ponga bici JAJAJAJJAJA

Lely Vehuel dijo...

En tiempos libres recorrer mis sitios preferidos es uno de mis pasatiempos preferidos, tu blog como siempre esta estupendo, fantástico, cada entrada nueva es un place poder caminarla. Hoy vengo desde Peregrino de Sabiduría a ver si sabe bien lo nuevo, un abrazo de mucha luz y hasta pronto…

Lenka dijo...

Eeeehhh, genial esa limpieza general!!! Mente ocupada es mente sana. Cuerpo ocupado, lo mismo. Claro que te duele la espalda! Y el cuello, y los hombros, y la cabeza, y los ojos, y los pies... es como la gripe, esto del mono. El coco pasa días a todo rendimiento y ordena parar, porque ni él ni el cuerpo dan pa más. Yo tuve hasta agujetas!!!! De estar en tensión, supongo. Me sentía literalmente en ruinas. Una piltrafilla!!!

Genial, geniales todos esos planes, libros, elíptica. Genial todo. Mujer en reconstrucción, lo llamaba yo.
;)

Nebroa dijo...

Zara, siempre será la bici paralítica. Siempre.
El orden aparente no es definitivo, pero sí hay más piezas del puzzle encajadas en su sitio...Mua

Lely! que gracias :)

Lenka, hola! :)
Sí, mujer en reconstrucción, recomponiéndome, así estoy, así se llama mi proceso. Mua! Uno muy grande, con abrazo