viernes, 23 de abril de 2010

Cuando todo son respuestas

Como ultimamente creo en el poder de la vida para ponerme faros que alumbren mi camino, surgen por todos sitios donde miro... Así que hoy, esta tarde, redescubriendo a un amigo virtual, he encontrado más palabras de las que esclarecen algunas de las creencias enlatadas que tenía respecto a mí, a los días, a los demás, a...
Y se las robo, para ponerlas aquí, porque me ha gustado el enfoque que le ha dado a esto de las cualidades personales, de los rasgos que nos definen, al cómo somos y qué lectura sacamos de todo:

(...) Un mero rasgo distintivo de por sí no será ni bueno ni malo más que dependiendo de lo que tú hagas con él o de cómo éste te afecte.
Generalmente, los rasgos de carácter suelen aportar tantas contrapartidas beneficiosas como efectos secundarios inherentes a ese propio rasgo.
Por ejemplo: no es extraño que la tenacidad, algo muy bueno, en determinados momentos derive en obstinación, algo que puede resultar tremendamente dañino.
O que la sinceridad, incontrolada, se torne mala educación cuando no ingenuidad.
O que la corrección en las formas pase por cierto engreimiento o frialdad.
Con respecto a mí misma, dice:
(...) esa inquietud te aporta tu permanente afán por descubrir, leer, escribir, buscar... pero también ese inevitable desasosiego del que hablas. Son caras de la misma moneda. Se venden en el mismo lote. Y creo que verlo así te puede ayudar a entenderte.

Y yo quería darte las gracias J.B. porque me gusta cruzar palabras contigo, deberías saber que aprendo de ti, que aprendo contigo, que me gusta descubrir siluetas tan aparentemente enromes como la tuya y porque me gusta lo que soy cuando hablamos. Gracias, por estar ahí, escondido tras las recomendaciones musicales que nos damos de vez en cuando y aparecer justo en el momento preciso, adecuado y correcto... (ya sabes, según queramos mirarlo). Mua.

4 comentarios:

Lenka dijo...

Dale las gracias de mi parte, porque también a mí me ha enseñado mucho con sus palabras.

Nebroa, asumamos lo que somos y saquémosle partido. Veamos siempre el lado bueno, te parece??

Verónica dijo...

¿Por qué sentimos tanta paz cuando vemos que dos personas se comunican y se entienden?

Gracias a ambos, por lo que nos ofreceis a los demás.

Nebroa dijo...

Lenka, perfecto, me parece perfecto. Asumir, aceptar lo que hay dentro y disfrutar de lo positivo que esas cualidades aportan, sabiendo ver que el lado menos bueno es el otro extremo de la misma 'cuerda'! :)

Vero, es gratificante lo que se siente, por un lado al ser parte de un par que se entienden, como verlo en dos ajenos! ;)

Julián... Hola!!!!

Rose Kavalah dijo...

Realmente interesante lo que dice, dale las gracias también de mi parte. Y a tí, claro, por ponerlo aquí