jueves, 15 de abril de 2010

Crees que cuando un día llegue a colgarme en el balcón de la calma, podré escribir tanto y de tan adentro como lo hago ahora? Si ahora me relaja, entonces, qué podrán hacer las letras conmigo?

5 comentarios:

CM dijo...

Sabes que harán? darte alegrías, muchas alegrías...

violetazul dijo...

Sabes? es algo que yo también me pregunto.. ahora las letras salen a borbotones, y yo aprovecho hasta las servilletas del café para darles un sitio.. tengo miedo a que cuando llegue la calma, la ansiada calma, que estoy segura de que está a la vuelta de la esquina, las letras desaparezcan.. por eso ahora no desperdicio ninguna.
besos!!!

Nebroa dijo...

Yo no quiero que desaparezcan, quiero aprender a convertirlas en otro eslabón más de la rueda, de la cadena que me ata a la nueva vida que está escondida esperándonos...

Diego dijo...

Las letras acompañan. Y nosotros las elegimos, según el momento, como si fueran ropas que abrigan, refrescan u ocultan la desnudez. Salud!

Nebroa dijo...

Creo que las letras son algo similar a la música, son capaces de resaltar el estado más abundante, la emoción más profunda, a la que es más fácil acceder... Quizá (en eso confío) cuando todo aquí dentro esté en calma, los relatos, los párrafos magnificarán ese sentimiento, como otrora lo hicieron con su contrario...