domingo, 4 de abril de 2010

Conmigo

Había sombras encima de mi hombro derecho, una silueta de capa negra se acercaba por la espalda, eran las 5 de la tarde... A las 6 mi pecho se había cubierto de desolación. Me había atrapado una vez más... Podía haber salido a tomar aire fresco, cogerle al cielo tres cuartos de su perfume y engalanar mis mejillas por fuera. Pero he decidido quererme de otro modo...
A las 7 la cama era mi nube, subida en ella he buceado en el abismo, de lleno, de frente, de cara. Hablé conmigo y con la novia de peter pan que llevo dentro, me susurré bajito, me abracé, me entendí. La niña que fui lloraba en la esquina de la habitación, le acaricié el pelo, le sequé las lágrimas aunque ambas llorásemos juntas de nuevo a los dos segundos. Me he bañado con el agua del manantial desbordante que sale a borbotones del corazón... Mi alma se ocupó de mí, de todos los trocitos de Ana que he llegado a ser... me quedé conmigo, a solas, en la más absoluta oscuridad rodeada de luz invisible, y logré que brillase. Las ideas venían, iban, volaban sin mi permiso, las até a mis manos y fueron mías. Me pertenecí. Yo era lo que yo misma escogí...

4 comentarios:

Zara dijo...

Eres un universo increíble que creo que nadie tiene la capacidad de llegar a descubrir por completo, creo que nunca nadie dirá de ti "ya está, esto es todo", creo que de una forma u otra siempre hay más. No podría dejar de aprender de ti ni un segundo por que haces que cada palabra sea un mundo lleno de mares tremendamente profundos en los que sumergirse.

Lo estaba pensando mientras te leía y tenía que escribírtelo, directamente desde el corazón :)

Nebroa dijo...

Zara, el tiempo, los años que tienes aun son tan poquitos... que cuando te miro, o me habla tu hermana de ti, es como si te viera ya en el futuro. Allí, lejos, siendo tan feliz, tan profunda, tan llena... que sonrío por dentro.
Gracias por eso que ves, gracias.

Lenka dijo...

Qué bien, pero qué bien lo estás haciendo. Quizá no lo ves desde ahí, pero te juro que me asombra lo bien que lo haces. En serio.

Nebroa dijo...

Ay Lenka, yo y mi forma de juzgarme... Lo cierto es que ya no es como antes, ya no es el juez el que lleva los pasos, va buscando sin cesar huecos por donde colarse, pero francamente, sé que ya no inunda mis días. Sigue ahí, lo sé, no puedo negarlo, pero ya no es como antes. Mi camino no acaba de empezar, aunque me di cuenta hace tiempo y he logrado vencer otros obstáculos en el camino, de esos a los que dices NO antes de meterte. Esta vez me ha tocado de nuevo, de esa manera diferente y desgarradora, en la que te metes, creyendo que no es de lleno, pero cuando vienes a darte cuenta ya estás embarrada... y quiero, necesito y deseo que sea la última. Por eso es la crucial, el borde del camino, el final, la cercanía del cruce... por eso.
No sé si lo hago como debe hacerse, si es por aquí o de otra manera, pero quiero seguir intentándolo. Me duele? mucho! Pero como dices, que además el dolor no sea inutil. Espero, confío y deseo que sirva para algo, para algo grande