miércoles, 7 de abril de 2010

Ay 'trozito' de mis amores!

Sabes? Ella aun lo busca, puedes creerlo? Así como si el tío fuese a aparecer para decirle hola. Como si se acordase de ella en algún mísero momento al día. Yo la perdono, vale que me río un poco de ella, y se me va la mano a veces y la machacho incluso, pero supongo que acabo por perdonarla. O eso sé que debería hacer. Es que no puedo odiarla del todo ahora mismo, porque entonces como que me hundo yo también un poco más. Muchas veces compartimos lágrimas, sí, aun. Hablaré con ella porque lo que se dice coherente me parece a mí que no lo está siendo. Más bien un poquito gilipichi, no? a veces mira el móvil, como si fuese a aparecer el nombre del susodicho en un repentino cambio de ideas, personalidad y cualidades, y de repente se convirtiese en otro que la echa de menos. Echarla de menos, tú has oído semejante idiotez?... Y ya se lo vengo diciendo, por dios hija, que no, que por ahí no es, que dejes de pensar en eso. Pero me dice que no sabe dejar de pensar, que le sale solo. Ya, vaya una leche, y a mí, a mí también me sale solo, claro que los míos son pensamientos que pueden hacerla feliz, y los de ella son de otra índole. En fin, mmm... matarla no estaría bien, no? vale, vale, que ya lo sé. Yo quería hacerla madurar, un poquillo, empujarla hasta la autosuficiencia, no sé si me hará caso, la verdad, hasta yo lo dudo. Es que tiene 34 años ya, y se ha pasado la vida haciendo lo mismo. Hasta que no entrenemos juntas y probemos a hacer otra cosa, pues... nada, que va por su lado. Se dará cuenta? tú crees que se dará cuenta de que esa no es la forma adecuada para el camino que hemos decidido tomar?... Se aburrirá? Porque yo francamente sí que me aburro de vigilarla. Ya ves.

3 comentarios:

Fiebre dijo...

No te preocupes juas.

Los blogueros (aunque a veces no aparezcamos) estamos vigilandoos "a las dos" y prestos a aostiar a quien sea menester.

...Incluso a ´vosotras´.

Nebroa dijo...

jaja fiebre, ayúdame a aparcarla un rato por dios! O vale, hostiame, como bien dices!

Lenka dijo...

Es que es la leche de cansina, la Wendy. Imagínate, toda la vida cosiendo sombras, cocinando y arropando Peter Panes y Niños Perdidos... la pobre se cree que esa es su vida y que no vale pa otra cosa. Y vuelta la burra al trigo. No es mala, ni tonta, ni infantil, pobrecita mía. Ni terca, siquiera. Actúa por costumbre, es lo que sabe hacer.

Peeeeeero, no pasa nada. A ratos es mejor no oírla siquiera. A ratos se le pega un poco de bronca. Y poco a poco se la va convenciendo para que haga un cursillo y se renueve. No se deja, claro. No las tiene todas consigo. Toda la vida haciendo lo mismo... cómo voy a cambiar ahora? No podré, no sabré! Si se pone muy borrica se la encierra un rato. Y se intenta cuando esté más razonable. Es cansado, pero créeme que ella se va cansando también. Al final ganas tú (porque eres la que manda) y a Wendy sólo le quedan dos opciones: renovarse o morir (que decía no sé quién, debía ser un peluquero). Y se renueva. Y luego anda chocha con lo divina que se ve.
;)