jueves, 1 de abril de 2010

Averiguar

No es él, no es esa inicial la que me mata el alma. Es la figura. Es la silueta. Es la ilusión.
Sé que no es él porque otras veces sucedió. Que otros ocuparon su lugar, su sitio y su peldaño. Yo los coloco ahí, me los invento, les cuelgo carteles y atropello mis ganas. Se llama C, o P, o A. No son ellos, es mi obsesión.
Qué entramado de ideas me lleva a volcar mi ilusión en alguien externo que no ha hecho más que aparecer? Otros estuvieron más tiempo, algunos muchos meses, otros semanas sueltas del mismo año... y otras veces sentí lo que siento.
Ahora toca escapar de aquí sabiéndome dolida y derrotada. Pero qué y cómo aprenderé a no derrapar por las pendientes que me invento? Cómo llega a tocarme la desolación, el desgarro y la agonía en momentos así? Qué parte de mí se siente tan pequeña porque alguien no la quiera? Por qué ese vacío lo ocupa todo y no me deja respirar? A qué razones responde esta mi actitud?
No es él. Soy yo. Yo y mis adicciones. Cómo ha vuelto a apoderarse de mí esa sensación de pequeñez en el alma? Qué busco ahí afuera que si no lo encuentro parece que nada tiene sentido?
Tantas preguntas... tan pocas respuestas... Y mientras, sigo viviendo, como puedo, como mejor sé hacerlo...

15 comentarios:

Mónica PG dijo...

Nebroa, no me son ajenas esas preguntas que te haces. En alguna que otra ocasión yo también me las planteé. Puede que la que más me haya taladrado las neuronas sea la de "Qué parte de mí se siente tan pequeña porque alguien no la quiera?".
Pero, quizá sin saber muy bien cómo ni por qué, llega un día en el que lo afrontas. Porque en el fondo eres mucho más fuerte que todo eso.

Un abrazo

Lenka dijo...

Cielos, es como leerme a mí misma hace un par de años!!!

Nebroa, tú, como yo, estás enamorada del amor. Sin más. Estás enamorada de una construcción que has hecho y en la que intentas encajar a patadas a cualquiera que te brinde un amago de afecto. Entiéndeme. No a cualquier cualquiera. A cualquier cualquiera que desees que encaje. Tú, como hacía yo, los inventas a ellos para que encajen. Y sabes que lo haces, y no entiendes por qué, y te niegas a ver que en esto y lo otro no encajan ni de coña, pero los iluminas, los revistes, te aferras a la posibilidad, a la miradita, al gesto.

Yo hacía exactamente eso. No sé si porque me creí la historias, los libros, las canciones y las pelis (hoy soy una descreída absoluta de ese timo manifiesto que es el amor Jolibú) o por una necesidad casi enfermiza de ser amada. Yo era una vampira hambrienta, una yonki de las mariposas en las tripas, una auténtica mendiga del amor. Necesitaba sentirme amada por alguien, ser la princesa de alguien.

Pero no, entendí que no va así y que no se debe aceptar a cualquier precio. Porque al final me valía hasta lo más demencial. Quiéreme, por compasión. Es terrible. Me vi aceptando migajas. Qué chungo, eh? No, decidí pasar de Peter Panes y Niños Perdidos, maté a mi Wendy interior, me hice yo Princesa de mí misma. Me prometí que nunca más encajaría a nadie a patadas en mi vida, sería objetiva, cuidadosa, exigente, prudente. Comprobaría si encajaba DE VERDAD. Porque si quiero vino no me vale tila, puñetas.

Me llegué a creer que no merecía otra cosa, que debía aferrarme a lo que tocara, no podía aspirar a más. Era una tía estupenda, claro, sí, pero era culpa de la mala suerte, del karma. No, era culpa mía por ansiosa, por empeñarme en coleccionar limones y pintarlos de medias naranjas. Quería, QUERÍA aquella magia, aunque fuera un sucedáneo. Me hacía la loca y aceptaba lo inaceptable.

Y no. Porque no sé si alguien compartirá su vida conmigo o no, ni cuánto durará. Lo que sé es que YO soy la única persona que estaré CONMIGO hasta el día de mi muerte. Así que tengo que ser feliz yo. Si alguien encaja, bien, si no, al cuerno.

Hay un doble curro en esto. Aprender qué NO quieres. Y descartarlo cuando lo veas. Y no hacer esquemas ajustables a las personas. No, hacerte el tuyo y mantenerlo, y ser franca a la hora de decidir si el nota encaja o no, cuánto encaja DE VERDAD. No engañarte. Y poner mucha verdad en ello, verdad para ti. Y para ellos también, Nebroa. Porque yo me creía muy sincera cuando estaba con ellos, pero no. Les mentía. Les mentía desde un principio cuando les daba a entender que sí, que me valía con aquello. Y no, no me valía.

Perdona si soy osada por aventurar tanto sin conocerte y mándame al carajo si digo chorradas. Es sólo que, en serio, me has sonado totalmente a mí. Parece imposible cambiarlo, pero se puede. Un día te dices: ahora VOY a ser la princesa de alguien. Y exigiré pruebas. Y de repente ya no te cuesta huir del que no te las da, sales por piernas. Y cada huída no es un fracaso, es un triunfo que te motiva. "Aprendí, me puse a salvo, soy la pera!" Te creces. Te relajas. Vives tranquila. Y al fin abres los ojos, dejas de distraerte con los superfluos y logras ver al tío que encaja y que te quiere sin pijadas.

Te lo mereces todo, y todo no son sobras. Recuérdalo.

Cicatrices en el suelo dijo...

Querida, sé de lo que hablas... ayer, hoy... la luna llena... hasta este punto nos afecta y así de abajo llevo yo mis biorritmos en estos dos últimos días... es la luna llena, Nebroa... se nos pasará en unos días y volveremos a estar en ese punto álgido de la noria que conforma nuestros diferentes estados de ánimo.
Tras la tempestad, vendrá la calma; aunque ahora solo podamos sentir este sinfin de lluvia sobre mojado.

Aida dijo...

Yo creo que esa sensación de la que hablas es inevitable. A veces toca sentirla y no hay nada que hacer, sólo esperar que pase... Es un fastidio, pero al menos yo no le he encontrado remedio...

Nebroa dijo...

Mónica, supongo que esa es la que pone nombre al saco de preguntas sin respuesta. Siento que si no averiguo el por qué no podré cambiarlo, pero los años pasan y aunque avanzo en muchas cosas, veo que me sigue pasando, quizá ya no me enrede tanto en el mismo tema y no me pase los días eternos sin salir de la situación, pero sigue pasando y necesito 'solucionarlo'...

Nebroa dijo...

Lenka.... Toda esa reflexión que expones soy yo. Igualita. Calcamonía. Protagonista. Así es, así fue y así seguirá siendo si no pongo remedio. Todo lo que dices encaja en quién soy, podría ponerte mil ejemplos, pero pa qué? ambas sabemos de lo que hablamos. Yonki del amor, adicta al amor... que termina mendigando amor que ni siquiera lo es a cualquier precio. Sabes? Me veo, me observo, lo sé, y no encuentro el punto del cambio, lo veo, lo observo, mi actitud, mis pasos, y no logro frenarlos cuando no me llevan al lugar al que quiero ir. Quizá sea tan sencillo como decirme NO Ana, por ahí NO. Y como bien dices, montar un esquema y no salirme de él... Me jode ver que aun sabiendo todo eso, mi Wendy sigue siendo libre, va a su ritmo y se me escapa. Cómo puedo matar esa parte de mí? Es como si pensase que se me va media identidad si la aniquilo... Es pensar, bueno, si he de amarme, quererme y aceptarme, cómo voy a matar a esa parte de mí que soy? Se puede realmente, educarla? hacerla mayor? cambiar?... Dices que sí lenka, y yo tengo un lío tremendo en las alas... que siguen soñando con príncipes azules de mentira...

Algo ha cambiado en mí, al menos puedo verme actuando, antes todo era inconsciencia, actuaba, actuaba, actuaba y terminaba tan dolida que remontaba sólo por fuera, hasta el siguiente proceso. Ahora soy capaz de verme, de saberme en la situación que no me gusta... es tan 'sencillo' como decías en otros comentarios, como empezar a decir NO? el primer no, luego otro, luego otro?... Es así? Lograré que esa sensación de estrechez en el alma se vaya disipando?
No imaginas cuánto agradezco que estés aquí, que vengas, que hagas de guía, que hables, que aparezcas...

Nebroa dijo...

Cicatriz, estoy convencida de que la luna me afecta, llevo unos días de sensibilidad superior, suprema, universal!! Luego viene la calma, de hecho ya está viniendo, pero en el fondo sé que hay algo que tengo que solucionar o seguiré sufriendo haya o no luna llena...
Mua

Nebroa dijo...

Aida, tú no le has encontrado remedio, y sigues caminando, has aceptado que es inevitable y que todo pasa. Yo, que sé que esto también pasará, aun me quedo con la sensación de que puedo hacer algo más por mí misma. Que en mí está el poder de poner relax a mis momentos más terribles...
Gracias flor!

violetazul dijo...

Vaya qué maravillosa casualidad haber dado contigo, con tu blog, y con tus comentaristas!
Me siento clonada en ustedes, y yo también estoy tratando de educar-matar-reprogramar a mi Wendy, de empezar a decir no..
No aceptar lo que de verdad me corresponde, sino las migajas de lo que sobra por compasión..
Hace dos días que dije NO a las migajas, que me eché a correr... la angustia me puede por momentos, Wendy viene a reclamarme lo que rechacé, y yo trato de hacerme dueña de la situación, asumiendo que por primera vez en tanto tiempo, he hecho lo que de verdad me conviene, aunque duela, y no lo entienda.
Besos y gracias por estar.. de pronto al leerlas me siento menos sola.

Nebroa dijo...

violeta... Bienvenida a este bar de manera 'casual'. Es tan interesante vernos en un lugar al que creemos haber llegado por casualidad pero que en realidad responde a nuestros deseos más invisibles... Ay!
No lo sientes tú así? como 'señales' que te indican que el camino escogido es el bueno y adecuado? No sientes las palabras de lenka como esas que tu alma está queriendo escuchar para corroborar tus acciones?
Por ejemplo, Lenka ha venido a mis días precisamente en el momento adecuado, lleva en los blogs mucho tiempo, incluso yo la leía con frencuencia, pero sólo hemos 'conectado' ahora, justo ahora, cuando más lo necesita mi corazoncito sin blindar :)
Me alegra verte aquí...
Conseguiré 'matar' a Wendy ;)

Lenka dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lenka dijo...

No puedo darte receta universal (dios, ojalá) pero puedo contarte cómo lo hice yo por si te sirve de algo. El primer paso lo has dado idéntico al mío. Bucearte y verlo. Y admitirlo. Y decir "joder, pero qué estoy haciendo y por qué lo hago??" Eso es un logro que no te haces idea. Porque supone que no te justificas ni te vas por las ramas. Así que: bravo.

El segundo lo has hecho también igual: teclearlo. Escupirlo, exorcizarlo. Fuera todo, sin disfraz, sin máscara, sin excusas, sin echarle la culpa a nada ni a nadie. Te das cuenta de que eso, además de honestidad, implica que has cogido las riendas sin darte cuenta? "Vale, soy yo, lo hago yo, no es el cosmos ni el azar. YO. Yo hago cosas que no me convienen, lo asumo". Te das cuenta de que si las haces tú... puedes dejar de hacerlas?? Porque dependen de ti y no de cosas externas???

Ahora estás a punto del tercer paso. Averiguar cómo demonios se cambia eso que quieres cambiar. Muchos "noes". Conducir TÚ. Porque ya lo haces, sólo tienes que ser consciente y no consentirte la inercia. Tú misma lo has dicho. "No, por aquí no". Tómatelo como ir en coche. No puedes salir de Murcia y plantarte en Asturias al segundo, verdad? Hazte el camino. "No, por la derecha no. Por la izquierda. Lo decido YO. Ahora me paro a tomar café. Ahora tiro por allí, porque quiero. Ahora esquivo el barranco, porque no tengo pensado caerme. Y ahora, como me da la gana, doy un rodeo por Badajoz. Porque conduzco YO".

Es lo mismo. "No, no voy a llamar. No, hoy no contestaré a este mensaje. Esta tarde no pasaré por allí". Ve tomando esas decisiones, esos noes. Poco a poco. Cada uno es una victoria porque es tu decisión. Y se le coge el gusto, créeme. No más inercia. YO. Te irás sientiendo enorme, Nebroa. Y repásalo, ponte medallas. "Hoy dije NO a esto. Genial". Poco a poco, es un viaje. Y de repente sabes conducir, y ya no se olvida. De repente lo has cambiado. Ya eres como querías y de ese modo sabes que afrontarás lo que venga, de ese nuevo modo.

Y no temas dejar de ser tú. No dejas de ser tú, sólo evolucionas, mejoras, por tu propio interés. Es como descubrir que tal peinado te queda mejor, o como cambiar de piso, o de curro. Sigues siendo tú en realidad. Al fin y al cabo, eres la misma que a los 14 años? Sí y no. La misma, pero diferente. No temas el cambio, no perderás tu esencia. Sólo te renuevas y mejoras, y eres más fuerte y más feliz.

Conseguirás matar a Wendy. Cuesta, yo tuve que amordazarla primero, jajaja. Dejar de oírla, encerrarla bajo llave. Al final, simplemente, ya no está. Estás tú.

Por si te sirve, te buscaré los enlaces a las entradas de mi blog en los que yo era tú ahora mismo. Es un peñazo (lo sé!!!) pero es mi autopsia, registrada cada día, cada fase, cada reflexión. Míralo o pasa de ello, como prefieras. Es sólo para que te creas (ya del todo) que se puede. Puedes, lo estás haciendo. Prometo buscarlos, por si valen de algo.

Un beso!

Nebroa dijo...

Lenka... Dame tu email! Buscarás esos textos por mí? me gusta ver y saber que estás en el lugar con el que siempre sueño. Porque así sé que existe, y como tienes el don y el poder de expresarte claramente, sin vagajes, y directa a la Ana que mejor te escucha, eres como un angel, como esos ángeles que cité días atrás aquí mismo en el blog, con un don que destaca por encima de los demás. Te veo, te alcanzo y me gusta no creer en las casualidades...
Esta tarde me acordaba de ti, he vivido mi tarde por el precipicio número 146389, y sabes? me he quedado conmigo a solas, a quererme y a sacar a la 'lenka' que llevo dentro, y me he susurrado todas esas palabras, me he abrazado y sonreído, y amado. A Wendy también, he hablado con ella...
Habrá 'noes', cada día unos poquitos más, una vez que has visto el mapa, es más fácil guiarte por él. Como dices, es cierto que lo que costó realmente fue descubrir que era yo la que atraía corazones doblados a destiempo. Luego lo escondí, luego lo saqué, luego lo puse en la cuerda de tender, luego busqué ayuda... y poco a poco el ciclo irá mejorando y avanzando...
Gracias.
Sabes? mi hermano sigue tus palabras, él también puede ver lo grandes que son. Ya te lo dije en el blog de Sieslo, tienes ahí dentro un universo tan grande...
Guapa

Lenka dijo...

Sabes otra cosa en la que te (me) reconozco?? En lo fácil que te (me) resulta encontrarles lo hermoso a los demás y decírselo. También a ti (curiosamente) te abochorna muchísimo cuando son los demás los que te sacan lo bueno que tienes??? A mí me pasa!! Mira que si nos parecemos en eso también...

Gracias, de corazón, me dices cosas que me asombran absolutamente. Realmente sería tan hermoso pensar que alguien a quien nunca he visto puede sacar algo de las cosas que se me ocurre teclear... mira, pienso en mis momentos de dolor y me encanta que hayan servido de algo, pero no sólo para mí! Porque mientras las pasas canutas te queda el consuelo de repetirte: "esto me enseñará algo". Pero jamás osas imaginar que un día podrá servir a alguien más, podrán ayudarte a decir: "en serio, me ocurrió, no te agobies que esto se pasa, prueba así o asá a ver si también te funciona".

Una cosa sí te matizo: TODOS tenemos un universo dentro. Millones de galaxias. Pero nos distrae el ruido, las tonterías y esa tendencia a mirar más "lo de fuera". Cuando nos miramos por dentro podemos llegar a alucinar en colorines.

Estoy contenta por cada paso que das. Me alegra de corazón asomarme a tu rincón y ver cómo caminas, cómo saltas cada bache. Lo estás haciendo de fábula, en serio. Sigue arrullándote, animándote y queriéndote, sin prisa y sin pausa.

Mañana mismo te busco esos enlaces, para que veas mi montaña rusa subir, bajar, escacharrarse y llegar por fin a destino. No es una receta, ni un esquema para que sigas, nada de eso (menuda chorrada, no hay recetas pa esto ni yo pretendo tenerla, sería una osada). Es sólo mi mapa, el que recorrí, para que (por si te sirve) reconozcas los baches y las etapas y no te dé mucho yuyu lo que sientes. Porque creo que a veces nos paraliza el pánico, el susto de ver que, de pronto, hoy estoy mucho peor que ayer. Horror. Qué pasa??? Qué he hecho mal??? Se ha ido todo el esfuerzo a la porra??? No, calma, no asustarse, es un día tonto y ya está, mañana se habrá ido.

En su día yo tuve cerca gente que me ayudó muchísimo a no pegarme sustos con los vaivenes traicioneros. Por eso se me ha ocurrido lo de los enlaces, sólo por eso y para eso. Ojalá te sirvan de algo, aunque, chica, honestamente creo que vas también que no te hacen falta!!!

Un beso enorme. Y otro para tu hermano!!

Nebroa dijo...

Hola de nuevo :)
No sé si lo estoy haciendo bien Lenka, no lo sé, las prisas siempre me distraen, juzgándome demasiado, exigiéndome ser ya lo que quiero ser. También camino con eso, con el martirio al que me someto por no conseguir lo que ansío. Y ya sé que es un error.
No he aprendido a dejarme regalar los oídos, a coger las buenas palabras, los piropos, y meterlos en mi bolsillo, es una especie de necesidad y a la vez lo rechazo. Quererme yo, supongo, como siempre, ahí está la clave. Preciso que me cuenten que soy grande, y a la vez, si alguien lo ve, yo digo que mienten, que deben mentir y que sólo lo dicen para acariciar mis lágrimas... Otra contradicción, no?
Y no dudes de que lo que una vez te sirvió a ti, también me sirve a mí, muchísimo, tener un ejemplo, una base, alguien que lo vio, que lo vivió, que pasó, que se puede, son las semillas que puedo ver en mi camino, no es un paseo en soledad, aunque sea de la única manera que puede solucionarse. Lo que tú viviste, así, contado, no me soluciona el bache, pero si puedo ver que alguien lo superó, yo me animo a ver que también yo podré hacerlo, que estás compuesta de lo mismo que yo, de esa luz y universo que cuentas, y por lo tanto, debo buscar las mismas ganas dentro de mí, que seguro están aquí dentro...
Una vez más, gracias