sábado, 24 de abril de 2010

Al alba

La nueva Ana, o la Ana que siempre estuvo pero que andaba escondida tras todas las demás, sonríe a menudo sin razones aparentes, no juzga con excesiva frecuencia a las que le acompañan en el mismo cuerpo, se deja llevar con más facilidad, suele disfrutar más de lo que la rodea, ya sea un trayecto en coche, un párrafo de un libro en la terraza de casa o un trago de vino desconocido... Se siente más relajada, hace deporte y ha empezado a practicar la meditación, lee con más interés temas lejanos, camina más erguida, ha aprendido a absorver el aire y repartirlo a más zonas que las conocidas. Siente que al reir se le abren más los labios, le brilla la piel aunque otros no lo perciban y se siente infinitamente más segura que en los lustros pasados...
Está aprendiendo a dejarse acariciar, a calmar su ansiedad y a disfrutar de aspectos que antes se le atragantaban. Rompe barreras, amplía sus posibilidades y conversa más entusiasmada. No se deja vencer por esquemas internos (establecidos desde que la mili se hacía con lanza), y, con frecuencia, los atraviesa con más naturalidad. Es capaz de observar la luna durante más de 3 minutos, de escuchar sonidos que antes no figuraban en su mundo, de aceptar cumplidos y piropos. Aprecia la luz de manera distinta, la música le desborda los bolsillos, confía y tiene esperanza...
Francamente, empieza a caerme muy bien...


11 comentarios:

silvo dijo...

La nueva Ana es la maravillosa Ana de antes con más particiapación,decisión y ganas de disfrutar de lo que hay, me gusta esta Ana, un besote Nebroa

Sí es lo que parece dijo...

Creo que todos excepto tu en el fondo veiamos esta Ana, pero jugueteaba contigo, se escondía, aparecía, se volvia a esconder, y unicamente pretendía eso, ser encontrada por tí. Y así ha sido y es algo genial tan genial como la canción que has puesto que ya voy por la segunda vez que la escucho mientras escribo.

No me extraña que empiece a caerte bien, es una tía increíble.

Besossss

Lenka dijo...

Coincido plenamente. Seguro que la nueva Ana es la de siempre que al fin se ve en el espejo. Y no me extraña que te caiga bien, porque es maravillosa. Enhorabuena por haberla descubierto entre el gentío del coco!!! (La de personas que tenemos a veces ahí arriba, eeeeeehhhh???)

Frida la Llorona dijo...

Hola....hace días que no pasaba y he leido largo sobre tu orilla.
Si me permites, ¿sabes que creo? que esa Ana no es más que la Ana niña, de temprana edad que un día se perdió, o escondió, a saber el porqué, y resurge mejor, renovada y fortalezida.
¿quién coño nos prepara para ser adultos o prototopos de lo que debemos ser? no de lo que somos en realidad!
Confia en tu niña y no la pierdas de vista jamás....
Con muchísimo cariño, otra Ana, que lo sabe pero no termina de encontrar su niña.

Genética Inexacta dijo...

Enhorabuena! Cuidala y quierela mucho para que siga creciendo fuerte y segura.

Un beso desde aqui cerquita

Nebroa dijo...

silvo, a mí también me gusta, y me pregunto que si nos gusta a todos, por qué coño se esconde con tanta frecuencia!? Mua

Sieslo, la canción es maravillosa verdad? Casi tanto como tú! pero no te llegaaa! :D Gracias por lo que dices, ojalá no la pierda de vista con tanta frecuencia como en el ayer ;)

Lenka, buenos días! Mi azotea está llena de gente, cada uno de su padre y madre! Es increible! Al final, me voy quedando con los que mejor me llevo, sin olvidar que los otros deben estar para que los 'buenos' destaquen ;)

Nebroa dijo...

Frida... Cuántas veces vemos la infancia de los demás y no vemos la nuestra? cuántas veces vemos el potencial, la energía, las virtudes en los que se muestran y no en nosotras mismas? Es tan curioso... Yo sé que lo sabes, como yo lo sé, y también sabemos hallarla, aunque el 'cómo' se nos resista. Se trata de ir probando, no? Que siempre exista eso, la inquietud y las ganas de encontrarla, no dándonos por vencidas. Mua

Genética, esa es ahora la clave, cuidar y amar. Será tan complicado como el sendero hasta encontrarla? será más fácil ahora? Buenos días!

Aida dijo...

A mí también me cae muy bien :)

Nebroa dijo...

;)

Jose dijo...

Saludos Nebroa.

¿Ya te has comprado la bicicleta sin ruedas? Eso explicaría lo de las observaciones astronómicas. Claro que yo también suelo observar la Luna más de tres minutos, más que nada porque la tengo en casa, ya ves...

En fin, que hoy ha sido un día raro: me han regalado un bombón. Pero eso es otra historia que da para una nueva entrada.

Un abrazo (morena, rubia o del color del arco iris).

Jose.

Nebroa dijo...

Jose, tener la luna en casa debe ser lo más bonito que puede a uno sucederle, y estoy segura de que aprecias el regalo cada día...
Un bombón!?! Me acabas de dar una idea, creo que compraré una cajita e iré regalándolos ;)