domingo, 18 de abril de 2010

Ahora que ya no somos los mismos

Algo que no acierto a definir se ha encargado de alejarnos en el tiempo, en las calles, en las pantallas blancas de este mundo indefinido. Alguien ha puesto un montón de piedras entre tu voz y la mía, entre tu guitarra y mis tacones golpeando el suelo, entre tu pelo rizado y el que cambia de color con el sol.
A veces vienes a mi mente, recuerdo tus huellas de luciérnagas por el pasillo inundado de imágenes. Te retengo allí, en el mundo al que llamo pasado y en el que a veces me subo...
Hay otros instantes en los que llegas sin avisar, plantándote en mi puerta y pidiendo a gritos alas que puedan salvarte. O nos imagino conduciendo a ninguna parte, o inlcuso a todas a la vez.
Pero ya no tenemos presente. No estás. No te busco. No persigo que me regales siete minutos de música olvidada entre las nubes. No hay universo interior que destapar. No te abro las puertas a hachazos, con el rifle en el costado. No hay patas de elefante frente a las hormigas que corretean por tu espalda.
No sé definir el algo que nos aleja, pero sí sé quién ha tenido mucho que decir en este desenlace...

4 comentarios:

silvo dijo...

Muy claro dejas que ya no es lo mismo ya que las reacciones no son las mismas, un beso Nebroa

Sí es lo que parece dijo...

Se podría decir más alto, pero no mas claro. Me gusta.

Abrazos varios

Lenka dijo...

Si alguien ha tenido mucho que decir en todo esto, has sido tú. No lo olvides!!!

Nebroa dijo...

Efectivamente, soy yo la que cogió las riendas e hizo exactamente lo que quería hacer...
;) gracias