miércoles, 3 de marzo de 2010

Viaje a la adolescencia

No sé cuántos años tenía, no sé qué verano fue, acaso 12? Alguno más? Fui con mi hermano a ver mi primer concierto... Inmaculate Fools...
He olvidado muchas cosas, aquel accidente y el paso de los años se encargaron de borrarme de la pantalla accesible muchos recuerdos, algunos vuelven cuando alguien me habla de ellos, otros quedaron aplastados por otros. Pero esta canción, en aquella noche calurosa sigue intacta ahí, donde nadie puede tocarla y todos pueden cantarla...

Y ahora, aquí, en una noche más fría que cálida, cuando siento los 34 amontonados en la espalda, vuelve, de repente, buscada y anhelada, a cerrarme los ojos, a llevarme a aquellas noches en las que antes de dormir soñaba con días mejores, días de gloria, días grandiosos, días imposibles...

4 comentarios:

Gitana de Arte dijo...

Qué post tan emotivo!!! Esos recuerdos que nos invaden y nos marcan... qué delicia leerte. Un beso.

Nebroa dijo...

Ojalá algunos no se fuesen nunca :)

thehitter dijo...

no he crecido, sigo allí!

Nebroa dijo...

Joder thehitter! no sabes lo que me alegra verte por aquí! Que aunque sé que de vez en cuando lees, que te muestres me alegra mucho! Tengo ganas de verte idioto! Y contrariamente a lo que tú piensas, yo creo que sí has crecido y que fíjate, deberías volver más a menudo a esos días en los que creías que todo era posible... viajar, ir a conciertos, moverte, trasnochar... O no?