viernes, 19 de marzo de 2010

Tiempo muerto

Todo parecía ir bien, sonreía, me inventaba cosas para hacer, las hacía, repetía y volvía a inventar. Me creí dueña de mi destino, capaz de casi cualquier cosa, con la mochila llena de confianza, de esperanza, de ganas... Salí del piso de alquiler sabiendo que los factores externos existen, no se pueden evitar, pero me pertenecía el modo de verlos y ya no es que quisiera escoger el mejor modo, es que supe hacerlo.
Ahora, que ha pasado apenas un mes, me pregunto en qué caja de cartón se me quedó todo aquello que parecía pertenecerme. Es como si alguien hubiese cambiado aquella caja por otra, en la que ahora sólo veo miseria, oscuridad, temor y negatividad. Ya sé que la mudanza la hice yo y que sólo yo puedo ser la responsable de la pérdida o del cambio de miras. Pero me pregunto cómo ocurrió, qué pasó, qué sucedió para que aquello que parecía establecido como norma haya quedado relegado a una mera opción casi imposible de recuperar...
Me quedan muchas dudas acerca de qué hacer, qué inventarme, qué conseguir. Me queda el vacío cuando me miro por dentro sin saber cómo extraer el terremoto que otrora no paraba de mover mis tierras. Me queda la intranquilidad de un presente que no es el que quiero. Las expectativas invisibles acerca del mañana.
Miro atrás para rebuscar alguna época parecida, y también veo que salí de aquella. Veo que saldré de ésta. Pero sigo sin enfocar con claridad cómo vencí a los miedos, cómo me inventé nuevas Anas, cómo conseguí volver a creer en mí... Sé que lo hice, pero no sé cómo lo hice.
¿Será esta vez también así?



... a solas con mis recuerdos, los falsos y los verdaderos...

4 comentarios:

Sí es lo que parece dijo...

Seguro que será así, solo que creo que esta vez las estrategias o los recursos que uses serán diferentes a aquellos que ya usaste.

Por eso la Ana que encontrarás o inventarás ahora, será más resistente que las otras.

Uff de dudas yo mejor no digo na de na ;)

Un abrazo

Tony Amesty dijo...

Es cuestión de buscar el camino,en las noches frias nos perdemos en el recuerdo pero el sol sale cada día enseñandonos el sendero correcto.

Un abrazo

Cicatrices en el suelo dijo...

Claro que sí. Lo conseguirás igual que lo has logrado en antiguas ocasiones. Solo hay que poner un poco de predisposición por parte de uno. El día menos pensado te despertarás y dirás:
- Ya está. Se acabó... no pienso desperdiciar ni un segundo más de mi valiosa vida-
Y volverás al ring con más fuerza que nunca y habilidad para esquivar cualquier futuro golpe que se te presente.
Sonríe, porque tal vez ese día pueda ser mañana mismo.

Nebroa dijo...

Entonces Sieslo, he de inventarme también otra nueva Ana para superar las adversidades!? Seguramente... Ya sabes lo que dijo Einstein: "Ningun problema puede ser resuelto en el mismo nivel de conciencia en el que se creo"

Tony, tu sol, que es el mismo que el mío, de verdad que te cuenta a dónde ir?


Cicatriz, has de saber que este comentario tuyo anoche me sirvió para irme a la cama con algo de fortaleza, para respirar tranquila y reponer fuerzas para el día de hoy. Y sí, el día de hoy ha sido mucho mejor que el de ayer, sólo porque ha cambiado mi predisposición :)