lunes, 8 de marzo de 2010

Puedo conseguirlo, sé que puedo, saldré de aquí,
de este espacio donde las losas de cemento me aplastan el pecho...
sos

6 comentarios:

jorge dijo...

Hay dos posibilidades contradictorias:

Refugiate en lo cotidiano. Repite y rodeate de los de siempre.

Lanzate a una aventura diferente con personas nuevas.

Cualquier cosa menos quedarte paralizada.

Nebroa dijo...

jorge... gracias
Ufff... estos días, en Alemania, quizá decida qué haré... sólo sé, como dices, que no puedo, ni quiero seguir así. No puedo, me duele el pecho como hacía mucho tiempo que no me dolía...

Cristina dijo...

... no se que es lo que te pasa por la cabeza pero por lo que leo necesitas un descanso y un cambio de aires.
Piensa que te mereces salir y seguir para delante sin notar ninguna opresion en el pecho, poder disfrutar de todo y conseguir lo que te propongas... ves a por tu meta y cumplela...

ANIMOOO!

Sí es lo que parece dijo...

Allí tenias sobrinos, verdad? Disfrútalos, observalos, déjate contagiar de su alegría, saborea el día a día, como dice Jorge, lo cotidiano.

Dime qué necesitas, que yo pueda hacer con mi teclado y te ayude a que te sientas mejor (ojo, que aún no me manejo muy bien por la blogosfera :P)

Besos

El silencio y otras palabras dijo...

Suerte en tu huida...

Nebroa dijo...

Cristina... y si no sé cuál es mi meta? si tengo serias dudas acerca de cuál es mi objetivo?...

Sieslo, lo que has hecho, ese mail... eso es justo lo que te hubiera pedido :)

Silencio... gracias. Espero no seguir 'huyendo' también aquí