sábado, 27 de marzo de 2010

Paseando desganas

Esta noche pondré mis pestañas bajo el negro que hace juego con la voz amarga que nace en la mente. Adornaré el tiempo con perfumes que apuran el cristal que los contiene. Miraré hacia arriba, donde dicen que miran las de las faldas cortas y el cuello esbelto. Arrastraré mis pies por el suelo que ahora rozan mis lágrimas sin resbalar en el mar en el que ando convirtiendo mis abismos. Si el alcohol pone sonrisas en los párpados tal vez le robe un beso a los primeros labios que aparezcan tras las ventanas que siguen cerradas. Lo robaré, sin palabras ni miradas interesantes, se lo robaré a la vida, que me debe besos desde hace tanto tiempo que se me secó la lengua de tantas ganas.

4 comentarios:

Zara dijo...

jope que mierda de vida, estoy harta de besos sin palabras ni miradas interesantes.

Lenka dijo...

Cielos, qué hallazgo! Tenía que haberme pasado antes. Esto de los blogs es tremendo, cada vez somos más... pero cómo perdértelo? No, a los amigos hay que visitarlos y cuidarlos. Y aunque suene marciano, qué otra cosa terminamos siendo tantas veces, aun en la distancia? Es marciano, pero no por ello menos real.
Es incréible lo bien que escribes, la certeza y a la vez la magia que le pones. Bendita asquerosa sensibilidad la tuya.
Te leo!

mokie dijo...

Jaja ^^ es que esa frase es genial.

Nebroa dijo...

Zara, llegarán, llegarán las blancas golondrinas! Que sí!

Lenka, no sabes la ilusión que me hizo leer este primer comentario tuyo. Me gustó leer tu nombre en mi email. Siempre me atraen tus palabras en los blogs que leo y en los que tú te asomas, por eso cuando una vez pasado el tiempo de sólo cruzar comentarios arriba o abajo, que hayas llegado aquí me sentó tan bien... Ay

Mokie! La primevera, las flores... y saber que todo está aquí dentro...