martes, 2 de marzo de 2010

Parada

Hoy no hay salidas desde esta autopista.
No veo nada que no sean carteles apagados, señales caídas. Sé que hay dirección que seguir, pero no encuentro el sentido. El sentido ese que te empuja a arrancar el motor, poner en marcha la radio, pisar el acelerador y caminar aunque no tengas rumbo. No hay luces en las aceras, y el arcén está poblado de ramas caídas por el viento imparable de hace unos días. Oscuridad. Vacío. No veo nada más allá del par de metros que alcanza mi mirada. La carretera está desierta, no hay ruido de fondo ni susurros lejanos. No veo nada. No hay nada.


6 comentarios:

silvo dijo...

Pronto habrá camino, pronto lo verás, en el fondo es un verlo y no verlo, un besote Nebroa

Sí es lo que parece dijo...

Creo que la primavera te alumbrará el camino, lo despejará apartando esas ramas para tí y te traerá esos susurros que esperas.

Mientras tanto, si quieres te dejo mi linternita y te ayudo a empujar el coche.

Un beso,
* qué jovencito el Bruce de la imagen ;)

Nebroa dijo...

Silvo, más razón que un santo. El camino siempre está, son los ojos los que se oscurecen.

Sieslo, gracias... gracias por tus palabras. Como eres ternura, y dulzura, y amabilidad, tus palabras siempre me acarician :)

Sí es lo que parece dijo...

:O, gracias a tí. Me encanta venir por aquí tú haces magia con las palabras.

Anónimo dijo...

Animo. Conseguirás levantarte... Todo tiene solución :)

Nebroa dijo...

Anónimo, eso espero y en eso confío, porque ahora estoy estancada...