martes, 23 de marzo de 2010

Equilibrio

A veces busco la dulzura, la calma y la tenue luz capaz de iluminar mis estancias más sombrías. Busco el misterioso sonido de las velas encendidas, la brisa que dejan los amaneceres, el color oxidado del anochecer. Busco la paz, la ternura de mis ojos al aparecer al mismo tiempo que el sol cada mañana...
Lo busco
Encuentro terremotos, volcanes en erupción, tempestades en océanos bruscos, huracanes teñidos de negro, vientos que arrasan la tierra del sur...
Y no logro equilibrar la fortaleza con la quietud

4 comentarios:

Cordelia dijo...

al leerte he recordado lo que alguien me dijo acerca de la música de Coco Rosie

él la escuchaba cuando estaba tan bien de ánimo que nada podía hacerlo cambiar y cuando estaba tan hundido en la miseria que sólo quería hundirse otro poco más

un beso

El silencio y otras palabras dijo...

Si encuentras a alquien que asegure estar en equilibrio no le creas... En este mundo, nada ni nadie debe estarlo, sino dejaría de girar.

Sí es lo que parece dijo...

Creo que es imposible equilibrar ambas cosas o al menos no conozco a nadie que lo haya logrado realmente.

Nebroa dijo...

Cordelia, anda, explícame los lazos que te han llevado de leerme a recordar esas palabras...

Silencio, Sieslo, entonces... todos los de ahí fuera están así? Desequilibrados!?!?