sábado, 6 de marzo de 2010

Carencia

Se me amontonan las ganas aquí, justo en el centro del pecho, donde conviven los deseos, los sueños, las añoranzas... Están aquí, golpeando la puerta, gritando tu nombre, poniéndose las botas para salir a galopar por tu pelo, para sondear tus abismos, para bucear entre tus calles...
Todas juntas están aquí, alborotadas a causa de lo que puede ser y no es. Saltan, balbucean, inspiran y respiran para traer calma al océano mareado en el que me convierto por momentos. Pero no hay dónde ir, no hay paisaje donde pueda relajar mis pulmones. No hay destino soñado, no hay diana en la que apagar los dardos encendidos que provoca tu presencia. No hay conciertos compartidos, no hay bares que esperen la hora de una cita, no hay paseos de doble carril, no hay hoteles con habitaciones dobles...
Quedo yo, con mi imaginación, buscando un lugar en este cielo donde otras luces me ayuden a apaciguar las luciérnagas de ayer...

3 comentarios:

Vagamundos dijo...

Pues ya tienes una ausencia nueva. Vagausente regresa!

Besotes!

Vagamundos dijo...

Que mal se me da esto de escribir rápido. Ausencia nueva no, una ausencia menos. Ains, esta cabeza... :P

Nebroa dijo...

Hombre, la diferencia es apreciable! jaja... Menos mal que has corregido, que me había puesto a llorar! rebienvenido vagauniverso!