martes, 2 de febrero de 2010

Retrasar la realidad


Esperar...dejar pasar el tiempo, ¿dejar el futuro y sus respuestas en manos de la ignorancia?
Lanzarte...apresurar las horas, ¿dejar que las soluciones a los enigmas te lleguen de un golpe, en un instante, aunque no sea lo que, con el corazón, esperas que suceda?

No lo sé

Aunque siempre he tenido prisa para casi todo. Siempre he preferido la verdad, aunque sea tan triste que se te hielen todas las horas que vienen después de escucharla...

5 comentarios:

Nebroa dijo...

Lo cierto es que hay algo que me da miedo...

El silencio y otras palabras dijo...

Solo creo en la verdad... Pero cómo me gustaría creerme mis propias mentiras.
Que el nada te de miedo, aquí estamos para protegerte de todo lo que vive fuera.

Nebroa dijo...

Es suficiente esa protección? Es capaz de curar las heridas? Yo creo que, en parte, sí. En gran parte. Gracias :)

Sí es lo que parece dijo...

La verdad, tarde o temprano aparece, lo quieras o no, nos aterrorice o no, es necesario conocerla para poder tomar medidas frente a ella.

Una bonita mentira puede llegar a hacer más daño que la más horrorosa de las verdades.

Un saludo

Nebroa dijo...

'Sí', tienes toda la razón, puedes retrasarla en el tiempo, o vivir engañado aun sabiendo que lo estás, pero lo real, lo verdadero, lo inevitable es lo que nos empuja a tomar un camino u otro. Eso es lo que prefiero, aunque a veces, extienda en el tiempo las respuestas...