miércoles, 17 de febrero de 2010

Por donde entra el aire

Que me duele un poco el alma, que hoy está localizada detrás del corazón, por ahí cerca de los pulmones. Se acaba de llenar de ganas, de muchas ganas de que las cosas salgan bien, más bien de que las cosas que yo quiero se cumplan. Y se queja porque el tiempo pasa, los días suceden y no pasan. No vienen. No aparecen. Y me duele.

6 comentarios:

tusojosmiletra dijo...

holas de visitas en tu mundo...es muy sincero lo q escribiste y muy verdadero aveces experimento algo similar...Kariños David.V.

tusojosmiletra dijo...

holas de visitas en tu mundo...es muy sincero lo q escribiste y muy verdadero aveces experimento algo similar...Kariños David.V.

tusojosmiletra dijo...

holas de visitas en tu mundo...es muy sincero lo q escribiste y muy verdadero aveces experimento algo similar...Kariños David.V.

Sí es lo que parece dijo...

Será eso que dicen que las cosas buenas se hacen esperar y así se cogen con más ganas? Esperemos pues


Besos

Helena dijo...

Tengo mil años mas que tirando por lo bajo y estoy aprendiendo a hacer lo que me gusta sin apegarme al resultado. Actua y olvidate del resultado! ya vendra solito, cuida lo que haces, mima lo que haces ama lo que haces y como lo haces...y el resto vendra solo y si no viene, es que ni te merece ni te hacia falta. Un besazo.

Nebroa dijo...

tusojos, si experimentas sólo a veces algo similar, entonces estás en buen camino :)

Sieslo, eso espero sabes¿? espero que algo bueno esté detrás de la esquina, aunque...como bien dice

Helena, seguramente el quit de la cuestión esté en hacer sin esperar, en vivir el hoy sin pensar en el mañana, sin que eso condicione nuestro presente. Pero Helena, eso que dices, de lo que me declaro sólo principiante, no me saleee siempre!! Aun sigo mirando con el rabillo del ojo qué es lo que me espera después. Quizá es demasiado tiempo siguiendo ese rol, esas enseñanzas, las de "trabajar para la recompensa de después", y me cuesta quitarme ese lastre...