martes, 23 de febrero de 2010

O por qué te quedas en las afueras

"En lo que aparento
sólo verás el reflejo
de lo que quizá tú eres por dentro"

6 comentarios:

Lely Vehuel dijo...

Comienza la semana y hay que ponerle toda la energía, que puedo decir de tu sitio que no te he dicho ya, sabes que me encanta pasar de visita por aquí, vengo siempre porque me reconforta. Hoy llego desde Cuentos y Orquídeas y tengo un nuevo cuento a ver si gusta, hecha esta la invitación entonces, te mando un fuerte abrazo. Mucha luz y hasta pronto...

Verónica dijo...

Sólo verás el reflejo ... En su momento reflexioné sobre el mismo tema, pero, chica, ¡no hay color!

Las palabras y tú tenéis un pacto especial, está claro.

Nebroa dijo...

Lely, allí estaré, como esto va de espejos, te devuelvo la luz intensa que me envías! :)

Verónica, cuéntame tus reflexiones, de los espejos? de las apariencias? de lo externo? de los demás?... En base a qué estableces que 'no hay color'? Que quiero sopaaar!!
Y gracias por la úlitma frase, me gusta, me ayuda a mirarme con mejores ojos. Mua

Helena dijo...

No creo que a ti te sirva un espejo para verte mejor, creo que reflejara tu luz y es "demasiada luz" no podras ver lo que en realidad eres. DEja que nosotros iluminemos la estancia para que te puedas ver con claridad, veras que maravilla!!!

Verónica dijo...

Vamos a ver, chiquilla. No hay color porque tú has sido capaz de concretar en tres líneas algo que a mí me hubiera costado varios párrafos. Resumiendo: que me quedo con tu versión, pero, vamos, sin pensarlo si quiera.

Dicho esto, mis reflexiones iban más hacia el reflejo que uno anda buscando, esa necesidad de verse en el otro como a uno le gustaría ser, y la cantidad de tonterías que hacemos para conseguirlo. Después, con el tiempo, si nos paramos a pensarlo, nos damos cuenta de que se nos ha ido la vida intentando ser quien en realidad no somos y, lo que es mucho peor, ya no nos reconocemos en ese reflejo que vemos de nosotros mismos. Mas o menos, mi reflexión iba por ahí:

http://paginadeencuentro.blogspot.com/2009/08/reflejo.html

Y, una vez aclarado mi comentario: besos

Nebroa dijo...

Helena, jodía, qué bonito, no?

Verónica, entro a tu enlace y me sale sólo la cabecera de tu blog, todo lo demás vacío. No me sale la entrada.
Ahora entiendo lo de 'no hay color' y te lo agradezco infinitamente! Mua
Respecto al tema, entiendo lo que dices aunque yo fuese más encaminada a lo que ven los demás en uno mismo. Es decir, pueden decir que soy mala persona, antipática, llorona, y lo que yo decía es que a veces, precisamente la primera cualidad que vemos en el otro es precisamente la viga que hay en nuestro ojo. Como todas esas cualidades que andan escondidas sin salir pero que en el fondo son reales y existen dentro.
Tú hablas más de lo contrario, de las cualidades buenas de los demás, en las que vemos algo que querríamos ser. Son dos aspectos diferentes a los que les vale la misma frase. Es curioso, aunque cada uno signifique una cosa.