martes, 9 de febrero de 2010

No puedo, me sobrepasa, me siento cansada, no puedo con todo, me puede lo demás...
El viaje, anular, trasladar, el médico, mi madre, mi hermana, mi sobrina, el paro, la espera, el ajetreo, el dolor de oído, el insoportable ruido que hay dentro, no poder respirar, los plazos, la gente, los sonidos, la fiebre, las lágrimas, el teléfono, los mareos, el dinero, los horarios, el trabajo, las prisas...
No puedo, sencillamente no puedo con todo. Ahora no...

5 comentarios:

Sí es lo que parece dijo...

Qué puedo decirte? Solamente que te entiendo, que me reconozco en tus palabras y que hay momentos en los que necesitas gritar hasta quedar afónica: NO PUEDO MÁS!

Pero lo curioso es que al final, no se cómo, seguimos sacando fuerzas.

Animo

Escribir es seducir dijo...

¿Y SI PROBAS PENSANDO EN VOS ANTES QUE EN CUALQUIER COSA?

QUIZA TE DE FUERZAS PARA AGUANTAR EL RESTO.

TOMATE TU TIEMPO

SALUDOS

Lely Vehuel dijo...

Que lindo es pasar por tu sitio,me raconforta leerte,siempre tan bello todo por eso pasare siempre.Esta vez llego desde Cuentos y Orquideas y de paso invitarte a leer un nuevo cuento,espero te guste y sea de tu agrado.Mucha luz y hasta pronto...

Fiebre dijo...

Me rompes el alma.
Pero es que eres la segunda persona de hoy. La de hace un rato agonizaba al teléfono.

Algo debe pasar este invierno en las almas...no sé qué pensar.

Nebroa dijo...

Gracias...Sigo un poco igual, más relajada, pero parece que en el fondo la trastienda está llena de todo. Un todo tan grande que parece aplastarme por momentos. Eso sí, lo conseguiré...como siempre. Aunque queden posos del cansancio