jueves, 4 de febrero de 2010

Mi oído no quiere escuchar...

Tengo un ejército de soldados dentro del oído. Repiten todo lo que sucede en el mundo un milisegundo después de la realidad. Me llevan a remolque, sintiendo que se me escapa todo. De madrugada en urgencias no pudieron aniquilarlos, tampoco creo que hoy se marchen del todo... Supongo que hasta a ellos he de acostumbrarme... como a todo. Y quería revelarme, pero la verdad es que me rindo. No puedo más. El dolor físico me agota, el otro, al que tenía bajo mando hace unos días ha buscado un aliado para tumbarme por las esquinas. Y mira, esta vez lo ha conseguido. Hoy no tengo ganas de luchar por nada. Me he refugiado en el trabajo, me evado, no pienso (casi) y todo (casi todo) resulta menos pesado...

8 comentarios:

Maeve dijo...

Descansa flor, pero descansa de verdad. Cama, sueño, sueños...
¿Podrás? Un beso.

Nebroa dijo...

No puedo...

Sí es lo que parece dijo...

Te mando entre estas líneas un abrazo enorme y con él un poquito de fuerza, para que lo tuyo hoy más que una rendición sea un rearme o tregua.

Maeve dijo...

:(

jorge dijo...

Escucha al grandioso Bruce en este Thouger than the rest y cada vez que oigas amor, escucha amistas y cada vez que diga novio oye amigo.

Esta bien subtitulada (lastima de la declaracion de amor personal del intermedio, pero es lo que habia)


http://www.youtube.com/watch?v=hjfz7fwUpLU

Frida la Llorona dijo...

Pasará....
Pasará.... y llegará la placidez, llegará....es cansancio...del tiempo vivido...pero hay más tiempo y pasará y llegará...
Ese es mi deseo para ti.

El silencio y otras palabras dijo...

No te entregues a la tristeza, niña. Sabes que siempre hay días mejores que otros... Y mañana seguirás estando aquí, y nosotros, los que cada día te buscamos, también.
Un beso enorme.

Nebroa dijo...

Gracias a todos...
Al final el dolor físico se antepone a los demás, el cuerpo sólo se ocupa de sí mismo, hasta curarlo para poder enfrentar lo demás. Estoy un poco mejor, ese 'poco' es pequeñísimo, pero al menos puedo abrir los ojos. Las últimas 12 horas han sido infernales, de las peores que recuerdo... Menos mal que todo pasa...
Gracias a todos por los ánimos, mua.
De verdad que con vosotros, la soledad se esfuma...