lunes, 1 de febrero de 2010

Jugando


Podría ser escritora de éxito, podría ser operadora de vodafone, o puedo abrir un estanco en la periferia, malvendedora en el Zara de la esquina o verdulera en el mercado de los jueves. Podría irme de viaje, podría coger la mochila, o colarme en hoteles de lujo, podría aprender a hacer malabares con bolas chinas, pasear por todos los rincones de mi ciudad o colarme 4 días en las casas de todos los que me aguantan porque no viven donde vivo yo.
Podría ser el pirata de la canción de Sabina, la mujer de rojo de la peli o hasta Kim en nueve semanas menos cuarto. Podría vender tiritas para los desmayos, remendar cicatrices de las almas errantes y recitar poemas de Benedetti en la calle Trapería. Podría dedicarme a saltar a la comba con mis sobrinas hasta caer rendida, o deambular por las camas de hospital vacías, pedir la baja o hacerme más alta para conseguir tocar la luna y quedarme a dormir con ella. Podría amanecer en Manhattan, bailar Sherry Darling en la puerta de la casa del Bruce que ya visité hasta que saliera a llamar a la policia, ya sabes, mucha, mucha policia.
Podría ser Lucía, Penélope, Rocío y Carmela. O la chica de los burning, que aun se pregunta qué hace aquí siendo como es.
Podría ser una señal de stop, una dirección prohibida y hasta un semáforo siempre en el color de enmedio. O ser la que barre las calles, la que apaga las luces o la que coge los teléfonos de la esperanza que hace tiempo que dejó de existir.
Podría...
Podré ser todo aquello que quiera justo hasta el instante en el que despierte al amanecer

11 comentarios:

viviendonos dijo...

Cierto, podríamos ser muchas cosas, lo malo es que sólo podemos elegir una...

felices sueños !

jorge dijo...

Una entrada fantasticas.

Letras como estas que hoy nos regalan son las que cuando aparecen me mantienen enganchado a este mundo blogger tan enriquecedor.

¡Y he visto tantas referencias!

Me ha encantado ir reconociendo algunas de las "marcas" que has ido dejando.

Bien, disfruta de tus ratos de sueños, ahora que la vida te pone dificil disfrutar de los otros.

Con esa capacidad sera un tiempo corto.

Cordelia dijo...

este jugando me ha encantado...

Maeve dijo...

yo...por qué no de día Nebroa?

Una cosa tras otra, de una en una :)

hécuba dijo...

Me gusta esta entrada. Me gusta cómo está escrita :)

Nebroa dijo...

viviéndonos... estás seguro de que sólo, unicamente, puede escogerse UNA? Jo, que yo me aburroooo!

Jorge... Gracias por tus palabras, quiero saber cuáles son las referencias que ves, cuáles las marcas, cuáles las cosas que te gustan de aquí! ya ves, preguntona que me he levantado! :)

Cordelia, a mí me encanta la mayoría de cosas que escribes! Bienvenida!

Maeve, si tienes razón, sólo que estás resfriada y tendré que poner en cuarentena tus consejos! :p Capullii! Gracias

Hécuba, justo como decías el otro día en una de las tuyas, de esas que salen solas, sin pensar, sin parar, volando más bien :)

jorge dijo...

colarme en hoteles de lujo.
lo hago en todos mis viajes, siempre.

podría aprender a hacer malabares con bolas chinas.
¿Precisamente chinas? Yo conocia otra utilidad.

Podría ser el pirata de la canción de Sabina.
Lo siento, personaje ocupado.

hasta Kim en nueve semanas menos cuarto.
¿Podrias?

remendar cicatrices de las almas errantes.
Eso se me da bien.

y recitar poemas de Benedetti en la calle Trapería.
Yo elegiria a Benjamin Prado, pero la actividad me gusta.

Podría amanecer en Manhattan, bailar Sherry Darling en la puerta de la casa del Bruce que ya visité hasta que saliera a llamar a la policia, ya sabes, mucha, mucha policia.
Uno; Bruce no llamaria a la policia.
Dos; quizas te dijera aquello de "Te atreves a hacer el largo viaje entre la puerta de tu casa y el asiento de copiloto de mi coche.
Tres; Ese es el primer Sabina. El del tiempo en que empece a seguirle.

O la chica de los burning, que aun se pregunta qué hace aquí siendo como es.
Un momento cumbre de la transicion. Estuve en un club cerrado (lo abrieron para unos pocos amigos) en el cual tocaron ininterrumpidamente esa cancion durante mas de una hora.


Podría ser una señal de stop, una dirección prohibida.
Prefiero una de via libre, un camino abierto un "ven, me dejo."

y hasta un semáforo siempre en el color de enmedio.
El verde que permite acercarse es el que mas me gusta, pero el ambar es sugerente.

Nebroa dijo...

Uauuu! Me encanta... Y vendré a hablar contigo de todo lo que has dicho. Me gusta, porque me gustan los observadores.

Nebroa dijo...

Jorge, te cuelas literamente o te hospedas en ellos porque eres rico!?
Conocías otra utilidad para los malabares o para las chinas!?
El personaje de Sabina es tan grande que muchos cabemos en su barco!
Si son menos cuarto sí, podría, ya sabes, bastante más cutre que la original, pero sí, podría
El párrafo de manhattan, de bruce y de sabina, cada vez que lo leo me gusta más!
Lo que me hubiese gustado estar en ese bar!
Yo también querría ese 'ven, me dejo', pero no sé si alguien querrá arriesgar sus puntos para alcanzar una 'meta' como yo.
El ambar refleja de todo un poco, siempre en tensión, acelerando, o frenando, según se tercie, inquietud de la buena, de la que te alza los pies y te ayuda a volar cada día...

jorge dijo...

en alguno me he hospedado (pero desgraciadamente no soy rico). En todos me cuelo, en todos mis viajes.

Evidentemente para las chinas, jovencita.

En el barco cabemos muchos, pero el pirata me lo pido.

La cutrez o no lo dan los que intervienen. No me pareces cutre. Interesante saber que podrias.

Es un buen parrafo.

Solo charla y musica.

Pareces una meta que vale cualquier punto. Lo importante es el "me dejo."

A mi en ambar me multarian, siempre elegiria la opcion acelerar

Nebroa dijo...

Yo quiero que me multen si es esa la razón!
Gracias por verme una buena meta, el 'me dejo' ya empieza a asomar
Por eso mismo quería estar en ese bar, ¿'sólo'? charla y música? qué más puede pedirse? Vale, sí, lo otro, pero eso puede ser fuera del bar :p
Vale, me pido otro barco, me pido el mismo pirata
Me encanta la parte de colarte en los hoteles caros, yo aun no lo he hecho... y creo que arriesgaré la próxima vez!