sábado, 20 de febrero de 2010

Imaginación por las orejas


No hay colores, aunque yo me invente los rojos, el negro y a veces algún gris en tonos claros.
Ni hay olores, aunque si me esfuerzo pueda percibir hasta el perfume de mis esperanzas.
No hay amores, aunque pueda buscar algún abrazo quebrado y roto de entre los muertos.

... Ni hay temores, y también soy capaz de inventármelos.

2 comentarios:

Subterráneo dijo...

Bien. Eso se llama creatividad. Y todo nace de uno mismo, así que...

Nebroa dijo...

Tengo mucha y srive para casi todo. Y sí, he de ir al lugar donde nacen para seleccionar según qué cosas...