martes, 2 de febrero de 2010

Iba a abrir un poco las puertas esta noche, te digo que quería dejarme llevar, probando eso que dicen, que si crees que te falta una cosa dentro, sólo tienes que mostrársela a otro, y aparece. Más bien iba a inventarme que la tenía, que podía fingir que la poseo, que apenas se notaría que la ando buscando y rebuscando para traerla del pasado hasta aquí, pero no ha podido ser porque él no estaba donde yo lo buscaba. Pero sí, seguiré fiel a mi decisión, probaré, me probaré y aunque no me apruebe después del mal llamado examen, habré dado un paso para traerla. La confianza en mí misma. La seguridad. Sabré que pase lo que pase ahí afuera, pase lo que pase en mis vientos, agitados aun por las afirmaciones del extraño en el que he decidido fijar mi mirada, habré dado un paso hacia lo que quiero.
Salvo que luego me arrepienta...pero entonces te llamaré para desayunar y volverás a ponerme algunas ganas en el café
Pd. Para ti ;)

2 comentarios:

jorge dijo...

Lastima que no acabaras de abrir la puerta.

Parece algo sugerente.

Nebroa dijo...

Me gusta la palabra 'sugerente', y ciertamente lo es! No la abrí anoche, pero la empujaré cualquier día de estos :)