viernes, 26 de febrero de 2010

Esperaba otra cosa

Esperas, aunque no estés sentada mirando en una misma dirección, pero esperas, confías, aguantas el tiempo que se escapa, esperando que la puerta se abra, aunque sólo sean unos centímetros. Esperas, porque no está pero volverá. Esperas, te quedas parada, te cuesta moverte porque algo de ti se ha quedado anclado a la silla invisible. Esperas.
Y de repente, en un sólo instante, lo esperado se ha ido, sin mirarte, sin decir adiós.

5 comentarios:

Daeddalus dijo...

Y volverás a esperar, que ya dicen algunos que la esparanza es lo último en irse, aun a riesgo de pasarnos más de la mitad de nuestra vida por algo que nunca va a llegar (o sí).

coco dijo...

Y desesperas de tanto esperar.
Tienes razón, todas las cosas llevan prendidas un sentimiento. Pero resulta que mis sentimientos llevan prendidos cosas, no sé si me explico.

Nebroa dijo...

te explicas, o eso creo, pero el objeto en sí mismo no es el que nos motiva, un anillo perdido en el suelo, un cd rallado, una mochila vacía de otro... no son nada. Salvo cuando van precedidos del sentimiento. El que no se puede comprar. Gracias a dios... :)


Daed, eché de menos la esperanza muchas veces, y fíjate ahora, ahora me gustaría no tenerla. Muchas veces creo que daña más que alienta, que me arranca del presente. Como la experiencia, otro de mis amores-odio.
Creo que un día me escribiré sobre esto!

Daeddalus dijo...

Creo que te entiendo. A veces más nos valía aceptar que no hay esperanza, cerrar capítulo, creer que lo que no es, no es y además es imposible. Tirar p'alante y esperar (siempre esperando) o buscar una nueva esperanza.

Nebroa dijo...

No sé si me entiendes! Lo de tener esperanza va como pegado a 'mañana irá todo mejor'. Y como muchas veces lo pensé y lo mejor no llegó, la frustración, llamémosla así, es mayor. Las expectativas no cumplidas son las que crean el dolor, la realidad se presenta de una manera que no es la que queríamos y sentimos que nuestras ilusiones han fracasado. Y si no esperásemos nada? Y si todo lo que nos encontrásemos fuese nuevo, limpio, sin que esté teñido de antemando de esperas, ilusiones, deseos?... nos gustaría igualmente la realidad?
Me entiendes ahora mejor?