lunes, 22 de febrero de 2010

Cambio de tercio

Mucho más calmada, con más ganas que ayer de seguir viva.
Ha funcionado mi capacidad para controlar lo que antes andaba desbocado.
Ahora freno, derrapo, paro.
Pongo en cuarentena a mis impulsos más negativos, respiro encima de ellos y les susurro lo de 'todo está bien'.
Les funciona, como a mí.
Hemos aprendido que 'todo cambia' y 'todo pasa'.
Y hemos aprendido que aquella mentira que nos decíamos cuando éramos jóvenes que decía 'todo llega', tiraba más bien hacia la mentira piadosa que hacia el reino de las verdades imborrables...
Pd. me gustaría poner un tema, porque los últimos días están completamente borrachos de música, pero el goear ha muerto... Aquí iría 'días de vértigo' de Los Madison, pero sólo puede sonar aquí dentro...

4 comentarios:

El silencio y otras palabras dijo...

Lo único cierto es que "todo muere"... Lo bueno... Pero tambén lo malo. Sigue echándole ganas, guapa.

Sí es lo que parece dijo...

Me alegra leerte así. Me transmites esa calma, enhorabuena, todo pasa y pasará.

Besos

Nebroa dijo...

Sabes lo que me dijo el otro día un hombre que era el casero de mi antiguo piso cuando le dije que lo malo es que también lo bueno pasa?
Me dijo: Pasa y se va porque tiene que dejar paso a otras cosas mejores.
Y me quedé con la frase para siempre


Sieslo. Ojalá algo de la calma que viene a verme de vez en cuando pudiera llegarte cuando más la necesites. Mua

Sí es lo que parece dijo...

Gracias! Por cierto bonita frase la del casero, me la quedo yo también ;)