domingo, 24 de enero de 2010

Todo sin hacer... O no

Tengo que planchar, desde noviembre tengo que planchar... y no lo hago, las arrugas no me molestan, ni las prendas dobladas sobre el aramrio, no me molesta no tener con qué vestirme... Y tendría que limpiar, barrer, fregar con ahínco, pero no lo hago, salvo pasar por encima el plumero de las visitas, el de no ves polvo aunque el fondo esté lleno... Debería ponerme a ordenar fotos, música y papeles perdidos, pero no lo hago, porque me da igual que todo esté desordenado, que otras cosas estén escondidas y que mi pasado esté alborotado... Todo está lleno de cosas, de vida, de recuerdos y de historia. La mía...
Lo que quiero hacer, lo que tengo que hacer, lo que debo hacer es, basicamente, vivir.
Anoche me quedé en casa, conmigo y con mi cena, con la basura sin tirar y las velas encendidas. Fui a por helado, con medio pijama puesto y la cabeza despeinada. Me dormí en el sofá, dejándome llevar, sin sentir que hay mil cosas que tengo y debo hacer. Eran las siete cuando abrí el ojo del presente, me pasé a la cama, encendí un cigarro y me di cuenta, quizá por primera vez en esta mi vida, que aunque el resto de los días que me quedan hasta el despido, sean exactamente igual al de ahora, quiero seguir quedándome aquí. Quiero mi vida. Quiero mis días. Me empiezo a querer...

6 comentarios:

cactus girl dijo...

Me alegro. Sentirte dueño de tu vida es la mejor sensación de libertad que existe.

Eso y quedarse durmiendo en el sofá. Es el mejor rato del día.

Un beso guapa

jorge dijo...

uno: Me gusta la actitud que muestras en esta entrada.

Dos: Tengo en mi casa un desorden ordenado que me permite saber donde esta todo. Si a mi -que vivo en ella- no me molesta, ¿por qué le va a molestar a quien esta de paso?

Tres: Lo que debes hacer el lo que quieres hacer. Siempre.

Cuatro: ¿Qué mitad del pijama?

Nebroa dijo...

Cierto cactus, creer que las riendas son tuyas te deja libre. Y puedes desear otras muchas cosas, pero saber que lo que tienes es 'suficiente' trea una sensación de tranquilidad tremenda.
Y sí! lo del sofá es el símbolo de todo me da iguaaaal!!!

Nebroa dijo...

Jorge, gracias, me gusta que hayas captado mi ánimo!
Lo de que el desorden personal no lo entiendan los demás debería ser obligación! es nuestro espacio! Qué menos que poder hacer con él lo que queramos!
Y me gusta esa frase, la de qué es en realidad el 'deber y la obligación' con nuestros días.
Y la parte que llevaba era la de abajo!! jajaj No significa que fuese con las domingas al aire, es sólo que arriba sí me puse una camiseta normal! jajaj

Maeve dijo...

Dios! Qué identificada me siento con esta entrada, leñe...

Fiebre dijo...

Yo llevo así cuatro o cinco días...

Muy extraño en mí, pero los llevo.
Más desordenado aún el interior que el exterior.
Es lo que hay.