lunes, 25 de enero de 2010

Plumas en la nada

Malos días para la sonrisa
O para la esperanza,
o el futuro cercado entre las manos.
Malas tardes para el equilibrio
O para la tranquilidad,
o la calma en los ojos al dormir.
Malas noches para el descanso
O para soñar con paisajes llenos de brisa
Malos tiempos para la rutina,
que ya empieza a desaparecer...

5 comentarios:

Ex-compi dijo...

Como diría Alaska, malos tiempos para la lírica.

Cicatrices en el suelo dijo...

Todo llega, dale tiempo. Te lo dice una que también espera.
Saludos, Nebroa

Subterráneo dijo...

Aunque la rutina, para mí, no es un valor positivo, en lo demás estoy de acuerdo: nos estamos apagando. O al revés, estamos quemándonos.

Camila Olivier dijo...

Como exiten malos tiempos, también existen los buenos, buenísimos.
Un beso

Nebroa dijo...

Subterraneo, la rutina no me gusta nada... salvo para cambiarla con las riendas en la mano. Cuando tu rutina desaparece por motivos externos es cuando ese reajuste por coj... parece negativo al principio. Luego? luego espero que no...

Gracias compi, cicatriz y Camila (bienvenida)