martes, 19 de enero de 2010

Pensando en la vuelta

Supongo que tendré que volver, allí, arriba, en el apartamento que me vio dormir sola por primera vez a los 28, justo en la ladera del cristo de Monteagudo, donde mis padres viven bajo el suelo y en el cielo no caben más aves. Vamos, que su techo es el que yo paseé en el pasado y el que, si nada lo evita, volveré a pisar en el futuro más próximo.
La crisis llega hasta mis bolsillos, se va a apoderando de ellos y los deja vacíos, o llenos de polvo y sueños aparcados. Según se mire, según las gafas que decida ponerme.
Les dije que sonaba a paso atrás, a campanas de vieja iglesia, a tiempos pasados, a eslabones ya recorridos, a peldaños superados. Me dijeron que lo que debía escuchar era el sonido de las pocas monedas que vendrán a sonar dentro del banco de la esquina.
Y supongo que algo se convertirá en facilidad, aunque otros aspectos pasen a convertirse en dureza... Pero cuando la intranquilidad no te deja dormir por las noches y sabes que necesitas algo más de dos días para calmar las aguas económicas, es mejor dormir sabiendo que abajo, en las profundidades de tu almohada siguen estando ellos, tus padres, que nunca piden nada (o casi) y que, aunque no comprendan tus idas y venidas, siempre tienen los brazos abiertos para acoger a los tuyos.
No temo por mi independencia, ni por ver a dos conocidos paseando como extraños por mis días, no temo su compañía, ni me asustan sus vertidos vocales sobre mis oídos. Lo que me puede es considerar que he fallado en lo que era la salida más próxima de la autopista que me alejaba de casa para llevarme a mi hogar.


6 comentarios:

hécuba dijo...

Yo no creo que hayas fallado.

E dijo...

Fallar??? Jamás, rubia. Jamás.
Son solo circunstancias. Ya pasarán estos tiempos y volverás a volar, no lo dudes.
Además, será pronto.

Para dijo...

Fallo?? Si los carteles de las autopistas no hay quien los entienda!! las salidas no son fallos ni aciertos, para mi son caminos diferentes, ¿unos mejores que otros? no lo creo, en cada uno el paisaje es distinto y nunca se sabe si mas bonito...

Nebroa dijo...

Es bonito leeros, es bonito aconsejar, o pensar, o reflexionar para el otro. Es decir, a mí me pasa, me pasaría si algún amigo estuviera en la misma situación que yo, le diría exactamente vuestras palabras, la cuestión es por qué no soy capaz de creerme, con convicción, lo que decís y lo que yo misma le diría a un amigo!?

I came dijo...

si supieras hacer eso serías Dios

Nebroa dijo...

No!! No es cierto! si acaso sería el arcangel san gabriel o algo!! pero puede conseguirse!! Que sí!