viernes, 29 de enero de 2010

Nada que ver con lo que se puede ver


Cuando en las afueras hay viento y mareas, cuando caminas encontrando baches, cuando estás condenado a ir saltando durante unos días los obstáculos que aparecen, cuando no puedes pasear porque sólo cabe la posibilidad de correr, cuando el tren en el que viajamos está parado justo en la montaña nevada, no avanza, no funciona, no se mueve, cuando pasa todo eso en los suburbios, en la superficie, en la periferia... entonces es que dentro, algo importante está sucediendo, aunque no puedas verlo aun porque las carreteras al centro estén cortadas

No hay comentarios: