martes, 12 de enero de 2010

Lo pensado y la diferente realidad


La idea era resumir un poco mi año con objetivos dispuestos casi en fila, uno tras otro hasta verlos todos con la bandera ondeando por encima después de alcanzarlos en la cima. Esa era la idea, pero una vez más la vida cabalga a su modo y sólo me deja venciendo obstáculos, saltando baches y anclándome a pesar del viento.

Quería relevarme también ante eso, porque una de las primeras causas que forzaron mi inquietud interna fue precisamente que nunca quise ser una marioneta que no sabía si tenía hilos pero que nada podia controlar. Como una pluma, como una mota de polvo, como una pelusa gigante de las que se mueven por los pasillos de lado a lado...

Me contaron que podía tener algo que ver en todo eso que ocurre ahí fuera, que podía encauzar las situaciones, que podía visualizar y hacer reales los sueños más profundos. No sé hacerlo. Quizá es que nunca lo creí, y sin creer nada puedes ver. Pero no sé hacerlo...

Así que de momento, a pesar de que todo está alborotado por aquí, a pesar de que quiero mi lista de objetivos y no la encuentro, a pesar de que no quiero que se me escape la vida entre las manos, a pesar de que no quiero bailar al ritmo de algo que no he impuesto, he decidido calmarme, de nuevo calmarme, y respirar. De momento dejar pasar lo externo, no identificarme con las tragedias, ni con las euforias incontroladas (bueno, de estas hay más bien pocas), sólo seguir siendo yo, aquí, con mi trabajo, mis amigos, mi familia y mi suelo que pisar cada mañana. Cambiaré de color de pelo, de piso de alquiler, sacaré algunos billetes para viajar a sitios desconocidos... pero dejaré de empeñarme en cambiar una realidad que me da en las narices cada mañana y contra la que no puedo hacer nada. Hoy pienso así, mañana quizá al revés, pero con eso me quedo hoy, al menos me tranquiliza...

2 comentarios:

jorge dijo...

Sombreros fuera ante el gran Quino y las tiras de Mafalda.

Me parece muy buena idea que explicas, como siempre digo:actitud adecuada.

Hace años hice una lista con lo que la gente esperaba que hicierta y otra con lo que yo queria hacer.

La primera tenia 27 entradas.

La segundfa solo una, ponia:

Porque quiero.

¿Adivinas cual elegi?

Nebroa dijo...

Mafalda es tan grande que no morirá nunca...
Respecto a las listas de las que hablas, sé cuál escogiste, se parece a la que yo decidí leer cada mañana hace algunos meses.