domingo, 31 de enero de 2010

Incomodidad

Supongo que no fui la que soy, más bien no fingí ser la que antes gustaba, la que antes atraía, la que antes interesaba. Sólo fui lo que queda de mí hoy mismo, en esas dos horas malgastadas, con todas mis entradas y salidas a la feria de la vida, con la mínima apertura que deja ver en mis palabras algo de lo que parece que hay dentro. Cómoda? no, cómo iba a estar cómoda en una situación que no encajaba en ninguno de los cajones abiertos de mi corazón? Hace demasiado tiempo que dejé de jugar a las escenas de pelis de suspense y al escondite donde nunca era yo la que me quedaba a contar. Cómoda estoy en mi ambiente, mi hogar, mi espacio y mi mundo, incómoda cuando doy pasos olvidados, cuando me encuentro a una Ana desconocida, la insegura y desconfiada.
Si alguna vez vuelvo a tirar los dados, si decido salir a jugar de nuevo a 'yo te alcanzo y tú te dejas pillar', iré a buscarte, quizá entonces puedas ver algo que no viste ayer, cuando mis piernas encima de la mesa ocultaban mis ojos, que te esperaban detrás...

2 comentarios:

silvo dijo...

Has sido tú que es quien debes ser para que lo conseguido sea duradero, bueno más duradero, una pena que no te vieran los ojos, quizás si te leyetan sabrían lo que vales, un besote

Nebroa dijo...

Silvo, gracias...Sabes? a veces creo que no es cuestión de que el otro sepa mirar y observar lo que tiene enfrente... depende de tantas cosas? del momento que pase el otro, de qué busque en ese preciso instante... Porque mira que soy transparente! :)