miércoles, 30 de diciembre de 2009

Y mañana es el último día del año, y yo, que siempre vivía la última semana del año como algo original, profundo, reflexivo, este año lo he dejado para despedirlo como si acabase de nacer... Por eso, no es que haya olvidado llamarte a Vicent por teléfono, ni a Franki, ni a Basi, ni a Jai, ni a forllú... ni a tantos, es que me he olvidado de la parte esa de los mayores, que cuando reciben sienten la necesidad de dar, es que no he tenido tiempo, porque estaba jugando, y cuidándolas, y disfrutando de las intensas 24 horas que tiene un día. Así que mañana, que a las 8 de la mañana, más o menos, vuelvo a ser una adulta, cumpliré mis obligaciones, y os llamaré, o como mínimo, os enviaré palabras dentro de aviones de papel virtuales para agradeceros que aun creais que merezco un poco la pena...

2 comentarios:

I came dijo...

Gracias.

Nebroa dijo...

Idem...como tantas y tantas veces, un abrazo de los llenos, con estos brazos enormes que me envuelven... Mua