lunes, 7 de diciembre de 2009

Tenía los ojos entreabiertos, la respiración entrecortada,
los brazos semicaídos y el corazón derretido...
Tenía los latidos dando bandazos, los párpados cansados,
las piernas dobladas por infinitas partes y las manos sedientas...
"Un día alcanzó el sol"
Tuvo lágrimas brillantes, sonrisas apuestas,
sudores cálidos y fluídos vertiginosos
Tuvo razón, sentido,
calma y corazón.
Todo porque pudo tocar la luz
en el mismo centro del amor,
a la misma distancia que separaba el ojo de su dolor

1 comentario:

Nebroa dijo...

Siempre me gustará lo que no le gusta a nadie...