jueves, 17 de diciembre de 2009

¿Has pensado alguna vez en el día de tu muerte?
¿Te atreves a contar cómo y dónde te gustaría que sucediese?

15 comentarios:

Maeve dijo...

Uff, de verdad quieres verdades aquí?

Pues verás, no sé muy bien como contarlo así que a la buena de Dios.
He vivido la experiencia de verla venir (la muerte), tomar conciencia de lo que estaba pasando y, estar tan mal, que resultaba un alivio cuatro veces. Ahora ya no le tengo tanto miedo a una muerte dolorosa pero, claro, no la deseo.

La verdad es que me da un poco igual, lo único que pediría, si algo se puede pedir, es no caer en manos de ningún médico en ese momento.

Ale, yasta.

Karla Preciado dijo...

Sólo pienso: que no sea quemada, o enterrada viva, por favor... he estado a punto de ahogarme y no me parece tan terrible. Definitivamente para pensar en mi circunstancia de muerte soy clásica: lo óptimo para mí, sería morir dormida, después de haberme despedido de los seres queridos.

Me encanta tu blog.

Silencios dijo...

Espero que sea de muy, muy ancianita, y si lo tengo claro quiero convertirme en Mar.
El "como", no creo que sea lo más me preocupa, tengo asumido que debo morir, con o sin dolor dejaré a los demás sufriendo, al final me iré con dolor.

Besos de buenos días fríos en Madrid

Verónica dijo...

¡Con un par!(de ovarios, siempre de ovarios)

Pues .... digamos que cuando suceda no espero ser demasiado mayor, he descubierto gracias a la vida que eso de llegar a tener muchos años no es un ideal a perseguir.

Digamos, también, que me gustaría que fuera algo rápido, sin tener una previa agonía lenta y desagradable que hiciera sufrir en demasía a los que puede que me rodeen y me quieran, todavía, al llegar ese momento.

Por último, no se me ocurre el dónde, la verdad, no creo que eso importe mucho. Tal vez un lugar en el que me sienta a gusto, por eso de despedirme con una sonrisa.

¿Vas a contestar después a tus propias preguntas? Es sólo por saber, nada más.

Un beso

Fiebre dijo...

Ni de coña.
No te puedo hacer un comentario más largo, porque mi pensamiento en este caso es así de limitado.
Ni me lo planteo.

Concha Barbero de Dompablo dijo...

Tolle dice que hay que morir antes de morir, y descubrir que no hay muerte ;-)

Zara dijo...

Por un lado me gustaría saber cuándo, por que no me angustiaría, ya que no me da miedo la muerte, y así haría algunas cosas aquí antes de irme y evitaría que quedaran medio acabadas.
Pero por otro lado, saber cuándo vas a morir implica el sufrimiento de una enfermedad, por que eso sólo lo dicen los médicos (y las videntes, pero no me lo creo!), y eso no lo quiero... no quiero sufrir (físicamente) antes de morir.
mmm no sé si querría saberlo y sufrir o morir sin sufrir dejando algunas cosas a medio...

Para dijo...

- Si
- ummm el como, es evidente, nadie quiere que sea lento y doloroso ( o eso creo)
Y el donde?? no me gustaria dar mucho la plasta asi que en un cementerio estaria bien, o en el espacio... camino de mi planeta

Nebroa dijo...

Gracias por las respuestas, me gusta conocer lo que habita en las mentes de los demás, en las vuestras, me gusta hacer preguntas que muevan algo de todo lo que se cuece dentro de nuestros fuegos...
Yo sí he pensado muchas veces en mi muerte, he soñado con mi entierro, he hablado de ella, la he tenido dos veces muy cerca, cerquísima y no me asusta. Ni siquiera me asusta ya el dolor físico, que por lo que he escuchado siempre, suele ser la diana de nuestros miedos, pasando la 'muerte' a un segundo término y preocupándonos mucho más esta parte.
Me gustaría saber la fecha, por qué no? me gustaría ser consciente de ese instante, me gustaría estar en calma, habiendo podido decir a todas las personas a las que amo todo lo que necesito que sepan... Me gustaría estar en paz, relajada, en cualquier montaña, playa, bosque... cerca de la naturaleza... Me gustaría que el final de esta vida peculiar estuviese también dentro de mí y que no me pillase por sorpresa
...

hécuba dijo...

A mí me gusta demasiado la vida como para pensar en su final. No quiero ni planteármelo, por mí que no suceda nunca.

Ya... ya sé que no me libro :(

E dijo...

No lo he pensado nunca. Y me sorprende darme cuenta de lo que estoy diciendo. jamás se me ha pasado por la cabeza.
Soy raro?

Anónimo dijo...

Saludos Nebroa.

Claro que he pensado en la muerte. Es más, a medida que van pasando los años, me voy dando cuenta de que me queda ya casi más camino por detrás que por delante.

Desde luego, sé cómo no me gustaría morir; así que, eliminando todas esas situaciones desagradables, cualquiera de las otras me serviría para ese momento.

¿Dónde? Pues en algún lugar al que no pudiera llegar nunca por ningún medio. No sé si me explico...

Si la vida es un sueño, como decía alguien en algún libro, prefiero seguir soñando muchas cosas antes de despertarme quién sabe dónde, quién sabe cuándo, quién sabe cómo y quién sabe con quién.

Se nota que he trabajado de noche y que digo cosas raras. A ver si hay suerte y me voy a dormir pronto.

Un abrazo.

Jose.

Nebroa dijo...

Hécuba, es otro modo de mirarlo, es decir, no mirarlo nunca.
Como E, que ni se le había pasado por la cabeza!! No me lo creooo! jaja
Y Jose, cuál es ese lugar al que sabes que no se podría llegar?... explícate!

Rose Kavalah dijo...

haciendo el amor. no sería romantico?

Nebroa dijo...

Sería estupendo, mágico, grande...
Energía, poder. Estar dentro de lo sublime, de la experiencia, quizá, más placentera que puede sentir un cuerpo físico, una mente, un espíritu, aquí, en esta vida...