jueves, 17 de diciembre de 2009

Después de varios días sin ti

El caso es que había AMISTAD, o eso parecía, no? Sé que sigue estando, aunque como la veo escondida tras las cortinas de nuestra ciudad, pongo en duda demasiadas cosas...
El caso es que no me gusta que la ausencia enfríe las palabras, ni que se monten en trenes sin destino nuestra conversaciones pasadas. No me gusta que estés ahí, encerrado en tu mundo que nada quiere compartir con el mío. Sé que el clima que nos deja el tiempo que pasa, oscila entre gráficos que suben y bajan... que hay épocas de unión y que hay etapas de adiós, lo sé, pero eso no impide que en estos aires difíciles y oxidados del hoy, recuerde las brisas cálidas y cercanas y las eche de menos.
No me gustan estos tiempos en los que mi soledad se queja por tu ausencia, porque en realidad no me gusta lo que pienso de mí. No me gusta arrastrarme bajo tierra porque pienso que ya no quieres compartir nada conmigo, no me gusta bajarme de mi peldaño alcanzado diciéndome que no soy importante para ti, no me gusta porque mis juicios estaban de vacaciones y cuando nos ocurre esto, que nos alejamos, vuelven como si fuese 1 de septiembre y aporrean las puertas de la oficina. Yo sigo estando aquí, aunque hayas construído algún muro delante de mi número de teléfono, sigo estando, aunque a veces pienso si habré confundido lo de respetar tu silencio con lo de echar más tierra entre nuestras montañas...

4 comentarios:

Maeve dijo...

Te leo y..en fin. Todo será que no me tenga que tragar mis palabras, pero para mi que la amistad es más sencilla que todo eso. A veces tras las complicaciones se esconde sólo la nada.

Ten cuidado con los Paris de turno Nebroa :)

Fiebre dijo...

Quien te quiere, aunque sea después de mes y medio se acuerda de que estás ahí y te lanza su palabra. O tú a él/ella.

Ayer me pasó...¡con mi madre!

Sí, lo sé, puede sonar raro. Pues así fue.
Y comenzamos a hablar como si fuera ayer.

E dijo...

"la amistad es más sencilla que todo eso. A veces tras las complicaciones se esconde sólo la nada."
Cierto.
Nada ha cambiado. Quizás solo las circunstancias hacen que algo parezca diferente, pero solo deben ser circunstancias.
La amistad, la confianza no es cuestión de llamadas, de costumbres....es algo mucho mas profundo, anclado en años, en vivencias, en roces, en risas, en llantos....nada de eso se puede ir por la borda por la perdida o dilatación de costumbres. No creo que debas temer nada. Hay épocas en las que se está abajo, otras arriba....
Un beso, rubia.

Nebroa dijo...

La cosa no sería preocupante si en el último rato compartido no hubiese sucedido aquello. Ambos sabemos que otras veces nos hemos alejado en el espacio y el tiempo y no había muros enmedio. La cuestión es que sí ocurrió algo antes ver cómo se construían de los kilómetros invisibles que ahora hay entre los dos.
"la confianza no es cuestión de llamadas, de costumbres"
Cierto... lo comparto de todas todas, pero aquel día no existió confianza, y por eso me juzgo como digo en la entrada.
Lo curioso es que sí haya palabras entrelazadas en un blog y no en un café, como siempre...