martes, 1 de diciembre de 2009

Atracción sin razón

Quizá sea la sed, o el hambre, o las ganas de comer, quizá sean las ganas de sentir, de vivir, de volar o de soñar, quizá que mi mirada es nueva, que las riendas son distintas y que estoy aprendiendo a dejarme llevar... Quizá sea eso o no sea nada, salvo siete neuronas bien puestas, cuatro células más vivas que muertas o toda la química que parece resolverse debajo de la piel que un día decidió crecer para cubrirme.
No sé la razón, el motivo ni el por qué, pero ultimamente veo muchísimo encanto en muchos de los ojos de los que se atreven a mirar los míos.
Tú, o quizá tú, el que escribe, el que cuenta, el que relata, el que conduce, el que piensa, el que toma café, el que deja caer sonrisas por las esquinas, o el que lleva la máscara de la seriedad entre las orejas... ellos me atraen
No tengo imanes en los bolsillos, salvo alguna pulsera imantada que me regalaron no hace mucho, no me sirven para que alguien quede pegado a mí o a mis circunstancias más de 5 minutos, pero aun así, me atraen... ellos me atraen a mí, ellos tienen el imán del que yo carezco

4 comentarios:

Silencios dijo...

casi me muero del susto niña, cada vez que vengo a leerte de puntillas me salta un trogo en la pantallas, es decir, la publicidad. Pero hoy salían los vampiros, ufffff.

Si te dejas llevar para un fin saludable ..... nanananana, vale!!
Chiquitina no solo tienes encanto en los ojos, también en el corazón.

Mil besitos siempre.

Nebroa dijo...

Lo de los vampiros! no tengo ni idea de por qué salta publicidad aquí! si al menos cobrase algo!! :p

Fiebre dijo...

A mí no me salta nada.

Ofú...qué jodienda esto de la informática. No sabe uno por donde tirar.

Nebroa dijo...

Fiebre! a ti te saltan otras cosaaaas! :p