miércoles, 16 de diciembre de 2009

Al final sí que resumo...

Tenía ganas de alcanzar este 2009, su número final es, de siempre, mi debilidad, y sin saber muy bien por qué, intuía que sería un gran año para mí. Ahora sé que siempre intuiré que los años venideros serán grandes años para mis pies...porque así lo he decidido.
Trabajé en días de fiesta, de madrugada y muchas más horas de las que creo necesarias, pero así pude conseguir otros sueños, o quizá no tengan ese cartelito en la caja de fuera, pero sí son cosas que me gustan, como regalar unas sonrisas a la gente a la que quiero...
Cuando el año cogía el ritmo normal había algún hombre rondando mis pasos, se quedaron, me enseñaron lo que no quiero y aprendí a decidir, sin traumas, lo que me gusta y lo que no...
A primeros de marzo los envié lejos de mis pasos y caminé sola, andando por mundos desconocidos. Desde entonces hasta ahora mis labios sólo han besado a un par de tipos más, siendo adornos en la noche y no llegando a nada más que a las afueras de la ciudad.
He tenido dolores, internos y externos, siendo estos abundantes, tanto que llego a plantearme si las personas de 34 años tienen la misma fortaleza que yo cuando salgo a la calle y me duelen hasta los codos. Me he quejado demasiado, y siempre expreso que me duele la espalda, el cuello, que voy al dentista, al ginecólogo... mis amigos lo saben y aun así me hablan, no me cuidan con masajes, que es lo que yo querría, pero siguen siendo mis amigos!
Preparé el viaje soñado y alcancé por segunda vez el suelo de NY, vi a Springsteen en Filadelfia y estuve 9 días volando entre mi futuro alcanzado, no queriendo bajarme de él.
Descubrí a A. , o ella me descubrió a mí, lo dio todo por enseñarme a leerme por dentro, a conocerme y a quererme. Conocí mi mundo interior, el desconocido y el que amanece cada día, me instalé en una calma que nunca antes visité y muevo mejor mis riendas. Me veo con ojos distintos, he descubierto un secreto guardado ante mis ojos hasta ahora, y me gusta saber que la vida es distinta desde que sé que no soy lo que pienso...
Este antro en el que escribo me dio mucho, convirtiéndose en un eslabón más de mi cadena de favores, siendo el espacio donde me desenvuelvo, donde doy rienda suelta a la imaginación, donde puedo escribir lo que mi mente crea, donde conozco, aprendo, escucho, leo, aprecio y quiero a mucha gente de la que se pasea por la barra pidiendo cervezas, sopa o un lambrusco bien frío.
Es lo que viene a mi mente cuando pienso en el 2009, y también vienen viajes a Alemania, mi nueva gran amiga Es, haber reducido las amarillas y las rosas, viene mi primer concierto en soledad, viene la imagen de Bruce en 3 ciudades de españa, mis 4 peces viudos, el haber perdido 100 gramos de peso, haber estado en el paro mientras trabajaba, viene la pérdida de la niñez de mi jefe, también mi sobri María y las tardes que me regala... Acuden las conversaciones con A en el trabajo, y los nuevos conocidos en el mail, la ausencia de mis amigas de alquiler y fumar más que nunca...
Y lo que no viene nunca, porque en realidad nunca se va es lo que marcó mi año, lo que sucedió en aquellos días, lo que convirtió mi mundo en un universo que no termina de alejarse, lo que pienso cada día y lo que cabalga en mis entrañas cuando me miro al espejo. No trato de olvidar lo que sucedió, sólo intento hacer un huequito aquí dentro donde poder mirarme y sentir que me sigo queriendo...

3 comentarios:

Fiebre dijo...

Pues leyéndolo en conjunto, suena a buen año.
Con sus luces y sus sombras, pero el resultado general se lee bien mi niña.
Y no resumas. P´a qué? A mí me gusta cuando vomitas tus palabras en cascada. Entre Dae, Gata y tú, paso ratos con la boca abierta delante del ordenador.
No te pido un Lambrusco porque no es hora y me voy a ver si me gasto la extra que aún no he cobrado en regalos para llevarme a Burgos.
Guárdamelo para la noche, si?

Un beso, y me guardo otro saco de ellos para el 2010, porque yo a ti no te suelto, lo-se-pas.

Aida dijo...

Lo leo y me parecen recuerdos bonitos, al menos en su mayoría. Espero, y deseo, que en el 2010 siga todo bien.

Nebroa dijo...

Fiebre, saber que en el año que termina en 10 no quieres soltarme alivia mis ya escasos miedos por el futuro. Saber que hay personas con ese brillo en los ojos que tú tienes, tan 'distintas', tan 'lejanas'... que quiero seguir manteniendo cerca, hace que sonrían mis labios y que se hinche un poco este corazón maltratado.
Me gusta que hayas formado parte de mi 2009, me gusta saber que en los días que están por venir quizá compartamos ese lambrusco bien frío, de una vez real y no tantas veces virtual :)

Aida...gracias. Tu juventud, tus reflexiones, tu mundo se ha colado en el mío muchas noches de verano. Me gusta tenerte ahí, en la casa de enfrente... Mua