lunes, 16 de noviembre de 2009

Señales, ritmos y riendas


Me gustan tanto eso que llamas señales que a menudo pienso que o las espero en la estación de trenes de la esquina, sentada en bancos de hierro que no se transforman o me será difícil verlas. No logro apaciguar mi movimiento con el liviano fluir de la vida. Voy acelerada y la siento a ella apenas oscilante. Me aquieto y entonces viene a dejarme todo el viento en las narices de tanto mover oleadas de aire alrededor.

Así es como creo que me pierdo las señales, porque si estoy quieta pasan veloces, y si estoy sumergida en mi propio vendabal cuando vaya a mirarlas habré pasado de largo.

Es difícil esto de pillarle el ritmo a la vida. Es difícil esto de aprender que lo que tengo dentro es lo mismo que hay fuera. Algún muro levanté, algún horario me salté, algún tiempo esquivé... porque me cuesta girar en el mismo sentido que lo hacen las agujas de aquel reloj solar que marca el ritmo de la luz...

¿También se aprende alguna vez a esto? ¿A dejarte llevar sin soltar tus propias riendas?


4 comentarios:

silvo dijo...

La pregunta final es un poco complicada, si tienes las riendas en la mano es reflejo intentar moverlas´pero peor es sin ellas.

Cayó el muro de Berlín, hay que derribar todos los muros, el paso libre y lo haces cuando quieres,un beso Nebroa

Luna dijo...

Buenas.
Besos atrasados.
Un poco alejada, pero lo 1º es lo 1º... y Dani y sus oidos me han tenido un poco liada.
Y un poco de vagancia tambien.
Besos
Rosa

Ex-compi dijo...

Creo que se puede aprender todo.. pero todo todo...

Nebroa dijo...

silvo, la verdad es que no sé cómo es el equlibrio ese, el de no dejarte llevar por la marea pero sí saber esperar. Cuando en palabras lo leo, todos parecen decirlo con total convicción, aunque yo no sé muy bien dónde están las lecciones... para aprobarlas o suspenderlas al menos, pero poder 'estudiarlas' me gustaría!

Luna, me preguntaba por ti, pero como yo aunque esté por aquí también ando lejos del mundo, no pasé a verte. Espero que el pequeño ya esté mejor, los oídos son delicados, dímelo a mí que algo también he pasado! Muchos besos para toda la family!

Ex-compi... aprendiste tú ya!? :)