lunes, 2 de noviembre de 2009

Quebrando barreras


Estaba en calma, sentando los nervios en la butaca del auditorio, estaba sola y tranquila, sola y sonriente, sola y acompañada por esa Ana tan escurridiza que se iba de vez en cuando de aventura por la nieve más oscura.
Estaba relajada, disfrutando de la música, cerrando los ojos y dejándome invadir por las guitarras y mirando todos los pensamientos que una vez fueron míos y que parece que ya no son tan míos como lo fueron.
Estaba tranquila, mirando cómo he recorrido el pasado cabalgando entre tinieblas hasta llegar hoy aquí, saltando límites que aun se me interponían, y quebrando lamentos que ya no son míos...
Me observo y aun veo ideas venir, saltar, correr diciéndome todo aquello que incluso me hace sonreir. Esa identidad anclada pero caduca que da coletazos para no morir nunca. Y la miro, me miro, respiro y sigo hacia el lugar que me propuse alcanzar y que más pronto que tarde llegará.

No hay comentarios: